lunes, 28 de diciembre de 2015

"General Dávila, otros no tuvieron abuelo", por Matías Alonso Blasco



RESPUESTA DEL COORDINADOR DEL GRUPO DE RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA 

Matías Alonso. El Plural,  27/12/2015


Con la prudencia y respeto obligados en España hacia quienes mandan tropa con armas o lucen puñetas que te pueden mandar a la cárcel, tengo que responder al actual general Dávila alguna precisión en nombre de algunos que sí dormiremos más tranquilos viendo desaparecer algunos nombres de lugares donde llevan demasiados años recibiendo honores y a la vista de algunas de sus víctimas y familiares a las que llevan los mismos años ofendiendo.

Dice vuecencia que ya es la tercera generación de generales con el apellido Dávila… yo le digo por una parte, que eso ha sido posible porque su abuelo creó las condiciones para que así fuera alzándose en armas contra el Régimen legítimo cuya bandera juró. También otros van ya por la tercera generación de víctimas de la dictadura sangrienta que su abuelo ayudó a traer contra media España, con el agravante de que muchísimas de ellas no pudieron conocer a sus abuelos como vuecencia conoció al suyo, desaparecido en tiempos en que su abuelo y sus colegas podían haber demostrado algo de piedad y reconciliación cristianas cuando ya no había en España guerra alguna. Estos han pasado tres generaciones de hambre y necesidades mientras Vuecencia ha disfrutado de todos los privilegios y facilidades de ser parte importante del “nuevo Orden” en la dictadura.

No sé si vuecencia ha reflexionado que la alcaldesa de Madrid, como otros alcaldes en miles de pueblos españoles, está tan obligada a cumplir la Ley como Vuecencia, y que la retirada de placas y simbología franquista es de obligado cumplimiento por una Ley totalmente vigente, constitucional y que entra dentro de su juramento. Por supuesto que retirar nombres de golpistas, de asesinos o de amigos de asesinos requiere de tanta urgencia para un demócrata como la que tuvieron aquellos para asesinar a centenares de miles de españoles cuyos hijos las ven a diario en sus pueblos y ciudades. No es una medida específica contra su abuelo, el General Dávila, sino para hacer cumplir la ley retirando honores a quienes no los merecen.

Entiendo el shock de familias como la de vuecencia, acostumbradas a lo contrario durante generaciones, pero por encima de unos y de otros está el que entre todos podamos pasar la sangrienta página del franquismo y el dolor que lo sustentó… es la hora de que todos pongamos de nuestra parte, también Vuecencia; creo que España lo necesita y agradecerá a todos el esfuerzo cuando un día podamos hablar Vuecencia y yo, o nuestros hijos o nietos, sin que fantasmas sangrientos se interpongan. Le aseguro que en mi familia hemos sufrido el poder que su abuelo ayudó a implantar; nuestra aportación a ello es la ausencia de odio y rencor en nuestra reivindicación… actitud que no percibimos en quienes se siguen oponiendo a que miles de familias como la mía cerremos nuestras heridas; Vuecencia se queja de que su abuelo no tendrá calle… otros de su misma edad se quejan de que no tuvieron abuelo.

Matías Alonso Blasco es coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica. (Fundació Societat i Progrés)

viernes, 18 de diciembre de 2015

"Cómo hervir una rana, o cómo conseguir que gente de izquierdas apoyen, entusiasmados, políticas de derechas", por Manu Pineda


Cómo hervir una rana, o cómo conseguir que gente de izquierdas apoyen, entusiasmados, políticas de derechas


Manu Pineda, laRepublica.es -  dic 16, 2015

Una cacerola llena de agua fría en la que una pequeña rana está nadando.
Se enciende un pequeño fuego que va calentando el agua lentamente.
Poco a poco, el agua se va poniendo tibia.
La rana encuentra la situación muy agradable y sigue nadando muy a gusto.
La temperatura del agua va subiendo…, empieza a estar caliente,…. bastante caliente.
La rana ya no goza como antes, se siente un poco cansada, pero no por eso se asusta.
La temperatura sigue subiendo…. cada vez más…., está muy caliente.
La rana comienza a encontrar la situación desagradable, pero está tan débil que decide seguir aguantando sin hacer nada.
La temperatura continúa subiendo aún más, mucho más,….
Hasta que llega un momento en que la rana termina….. cocinándose y muriendo.


CONCLUSIONES

Olivier Clerc pretende transmitir que cuando un cambio se realiza de forma lenta escapa a la conciencia, y la mayoría de las veces no provoca respuesta por nuestra parte, hasta que, o bien se reacciona cuando aún se está a tiempo o no tienen remedio sus consecuencias.

Si una rana salta a una olla de agua hirviendo, sale enseguida porque siente el peligro. Pero si lo hace a una olla con agua tibia que se calienta lentamente, se queda dentro y no se mueve.

Seguirá ahí, aunque la temperatura siga subiendo y subiendo. Se quedará ahí hasta ser rescatada o… muerta.

¡¡Es muy importante rescatar a la rana antes de que sea demasiado tarde!!

Tengo a muchas amigas y amigos, de izquierdas, que hoy defienden una opción política que defiende la permanencia del estado español en la OTAN, que no ve oportuno un proceso constituyente, que no ve prioritario abrir un debate Monarquía-República porque “se mueve en un cierto deje melancólico”, que trata de “devolver la discusión a términos del pasado”. Activistas de solidaridad con la causa palestina apoyando a un partido que se niega a apoyar el movimiento BDS (boicot, desinversión y sanciones a Israel) y que incluso rechaza definir como apartheid la política puesta en práctica por el régimen sionista contra la población palestina. Personas con profundas convicciones antiimperialistas apoyando hoy a una opción política que pide la liberación de Leopoldo López, un ultraderechista venezolano que lideró un intento de Golpe de Estado contra el Presidente Maduro, provocando la muerte de 43 personas.

Son compañeras y compañeros que dos años atrás no hubieran ni imaginado estar apoyando ahora esas políticas y que casi hubieran insultado a quien, autodefiniéndose de izquierdas, lo hubiera hecho. Pero ¿qué ha pasado en este periodo?

En 2013, tras 5 años de una muy dura crisis que estaban pagando de forma casi exclusiva las llamadas clases populares, con las calles convertidas en escenarios de grandes y constantes manifestaciones de protesta, las organizaciones de izquierda rupturista iban capitalizando el descontento popular, las encuestas publicadas entonces, apuntaban unos apoyos y, sobre todo, unas tendencias que podían poner en peligro el establishment. Izquierda Unida, a nivel estatal, y otras opciones de las nacionalidades históricas como BILDU, AMAIUR, ANOVA, BNG, ICV, CUP, CHA… estaban consiguiendo grandes porcentajes de apoyo en las contiendas electorales que se estaban dando, y las encuestas auguraban que estos apoyos iban creciendo en paralelo a una calle que era un hervidero de mareas verde, blanca, negra, plataformas antidesahucios, 15M, Huelgas Generales convocadas por los sindicatos en contra de las distintas reformas laborales (PP y PSOE) o de los recortes en el sistema de pensiones.

El poder tiene potentes instrumentos para combatir las demandas del pueblo, y veía como la movilización popular en defensa del estado del bienestar y de los derechos civiles iba tomando cuerpo y se le podía ir de las manos. Tenía las experiencia griega como laboratorio de pruebas, una situación en la que el pueblo, a base de perder, había perdido hasta el miedo y estaba apostando por propuestas rupturistas. Grecia es un pequeño país, con un peso muy limitado en el PIB de la Unión Europea, pero no se podían permitir que las clases populares del estado español decidieran emanciparse y luchasen por su soberanía respecto a los poderes económicos.

Aprovecharon que un grupo de jóvenes profesores de la Universidad Complutense, y alguno no tan joven, encabezados por un mediático politólogo que se había prestado a participar en todo tipo de programas de debate, incluidos “programas del corazón” habían decidido lanzarse a la arena político-electoral con un partido nuevo, PODEMOS, y un discurso irreverente, que conectaba con las legítimas reivindicaciones grandes masas populares que no se veían totalmente representadas con las otras propuestas en liza. La rana ya estaba en el agua fría.

El poder usó sus mecanismos de forma muy hábil y encumbró al nuevo partido, que llegó a aparecer como serio candidato a conseguir el gobierno en unas encuestas que, más que valorar el estado de opinión, parecían destinadas a crear tendencia.

Este partido seguía siendo irreverente con el poder, los llamaba casta, proponía un proceso constituyente que enterrase definitivamente el “régimen del 78”, proponía poner los bienes estatales al servicio del pueblo en vez de que lo fueran para la oligarquía, planteaba el necesario control de los medios de comunicación y, claro, el poder le restó apoyos, potenciando una alternativa más cercana a sus postulados político-económicos: CIUDADANOS.

PODEMOS entendió el mensaje y reaccionó ya que, como su Secretario General ha declarado en numerosas ocasiones, él quiere ganar. Se fue templando el agua del recipiente pero la rana no estaba incómoda.

Ha tranquilizado al poder rechazando que se le “encajone en el margen izquierdo del tablero”  ya que sus “ideas son de sentido común, transversales y transformadoras”  Se reunió con el Rey; con el embajador de EE.UU., al que Iglesias tranquilizó declarando que Podemos ve las relaciones de España y Estados Unidos como una cuestión “estratégica”; con el presidente de la Patronal, consiguió vaciar las calles de movilizaciones.

Convirtieron a PODEMOS en la única herramienta posible para encauzar el descontento, no hay vida para las clases populares fuera de PODEMOS, criticar a PODEMOS es alta traición, es dividir, es apoyar a los poderosos. Se consiguió desmovilizar la calle en su momento de mayor ebullición, se destrozó cualquier posibilidad de que la verdadera izquierda transformadora pudiese llegar a preocupar en un estado con una importancia media en la Unión Europea, las mareas de distintos colores se desactivaron, la rebeldía se limita ahora a ver alguna de las tertulias que se han puesto de moda y que se basan en crear un show parecido al de los debates de los programas de cotilleos pero dedicado a temas “políticos”, es decir, en vez de potenciar para el “famoseo” a una participante de Gran Hermano o a un presunto amante de alguna folclórica, se trata de potenciar o hundir en el ostracismo a los políticos o partidos que interesen a los propietarios de los canales que, como todo el mundo sabe, son grandes defensores de los derechos sociales, de la democracia y de la equidad.

Ahora, el agua está hirviendo: se apoya la permanencia en la OTAN (apartado 327 del Programa Electoral de P´s); no se cuestiona la monarquía; se rechaza impulsar un Proceso Constituyente; se mantiene la política de alianzas clásica del estado español, incluyendo Estados Unidos e Israel; se mantienen las subvenciones a la educación privada; no se nacionalizan sectores estratégicos como el energético; el espejo en el que mirarse en el ámbito internacional es el gobierno de Tsipras, al que Iglesias ha apoyado incondicionalmente, llegando a declarar que él hubiera hecho lo mismo en España, un gobierno entregado a las peticiones de la Troika, aprobando recortes sociales más agresivos de los aprobados por el bipartidismo clásico griego, siendo el primer estado que ha reivindicado a Jerusalén como la capital de la entidad sionista israelí, vulnerando el derecho internacional y varias resoluciones de la ONU. Sí, ahora el agua está hirviendo, pero la rana no encuentra la salida del recipiente, o no le quedan fuerzas para saltar.

Somos muchos los que hemos comparado al PODEMOS de 2015 con el PSOE del 1982, y creo que en muchos aspectos es una comparación muy acertada, pero hay que reconocer, en favor de la formación emergente que, a diferencia de la que lideraba Felipe González, ésta no está engañando al electorado, que quien vote esta opción lo hará con pleno conocimiento de lo que está haciendo.

Soy consciente de que la coherencia, la lealtad, la nobleza y el respeto a los principios no son valores en alza. Sé, de sobra, que perder cansa, que en la derrota se pasa mucho frío. Entiendo perfectamente que, cuando se anuncian expectativas de triunfo y se nos invita a participar del banquete, se puede sucumbir. La intención de este artículo no es la de juzgar, es la de analizar el escenario que nos va a quedar y ver qué hacer.

No es necesario ser vidente para vaticinar unos resultados catastróficos para la izquierda y que además, van a quedar muy rotos los puentes entre una parte muy importante de ésta y la formación morada que, aunque no se defina de izquierdas, sí va a aglutinar a una parte muy importante de la militancia y el electorado de esta tendencia.

Quiero reconocer desde aquí la habilidad y eficacia con la que actuado los vencedores de las próximas elecciones del 20-D: La Casa Real, la CEOE con su Presidente Juan Rosell al frente, las embajadas de EE.UU. e Israel, la gran banca, las grandes multinacionales, las empresas eléctricas… éstos serán los verdaderos triunfadores de las elecciones del domingo independientemente de cuál sea el reparto de votos entre los cuatro partidos que ha acatado sus normas y que, por lo tanto, han sido encumbrados al Olympo de los elegidos como aceptables y potenciables.

La maniobra ha sido perfecta: ante unos evidentes síntomas de degaste de los dos partidos que podían optar a gobernar, se ha fichado banquillo, fondo de armario, suplentes, reservas…llamémosles como queramos, pero el resultado es evidente, hay relevo. Si se hundiese el PP, ya hay un relevo más joven, con menos carga conservadora, menos olor a incienso, pero con unos planteamientos neoliberales insaciables en lo económico.

Si el que cayese fuese el PSOE, tienen como suplente una opción moderna, sin la pesada carga de la corrupción, de los recortes sociales ya ejecutados, de la recolocación de muchos de sus cargos públicos en empresas beneficiadas por la gestión llevada a cabo por ellos en las instituciones, pero una opción que, aunque joven, nueva y fresca, no cuestione lo básico.

Tenemos la obligación de tender puentes, de aglutinar lo que quede de izquierdas, y de intentar acercar a estas posiciones a PODEMOS y a una parte muy importante de la militancia del PSOE.

Tenemos que intentar dejar de lado las emociones, pensar en política con la cabeza en vez de con las vísceras. Buscar un nuevo Frente Popular o frente amplio que aglutine fuerzas frente a lo que, si no hay sorpresa, será un gobierno de derechas al que Ciudadanos condicione políticas más liberales y agresivas para la Clase Trabajadora de lo que ya han sido las del Partido Popular. Tenemos que seguir creando espacios de confluencia que nos permitan superar las diferencias. Tenemos que ser conscientes de que, aunque el sistema haya apostado nítidamente por un bipartido de cuatro caras, PODEMOS tiene unos planteamiento sociales mucho más avanzados que los de PP-Ciudadanos, y PSOE.

No podemos rendirnos, resignarnos, la división es traición ante la nueva vuelta de tuerca que nos espera a primeros de 2016.

Unidad, Lucha, Batalla, Victoria. 

http://larepublica.es/2015/12/16/como-hervir-una-rana-o-como-conseguir-que-gente-de-izquierdas-apoyen-entusiasmados-politicas-de-derechas/

lunes, 14 de diciembre de 2015

“Para una historia de la historia marxista”, por Josep Fontana


Marxismo Crítico, 26/01/2015

Uno de los mayores problemas que hay para definir qué sea una historia legítimamente marxista es el de que, por principio, debe ser una historia que vaya más allá de las codificaciones más o menos dogmáticas que forman lo que la mayoría entiende por “marxismo”, con el agravante adicional de que, a diferencia de lo que sucede con la política o la economía, no se contaba hasta hace pocos años con textos publicados de Marx que expusieran con claridad sus ideas acerca de la historia, aunque, paradójicamente, éstas constituyesen una de las bases fundamentales de lo que se denominaba materialismo histórico.

El núcleo inicial de estas ideas lo elaboraron Marx y Engels en Bruselas entre el verano de 1845 y el otoño de 1846, y las consignaron en el extenso texto de La ideología alemana, que decidieron no publicar y que no se editó hasta 1932 (y en una edición satisfactoria hasta 1965). Aunque Engels dijera más tarde que el libro reflejaba que sus conocimientos de historia económica eran todavía precarios, la verdad es que contenía planteamientos que hubiera sido útil que se divulgasen con anterioridad como la afirmación de que las abstracciones teóricas, “por ellas mismas y separadas de la historia real, no tienen ningún valor” 1.

La primera ocasión en que dieron a conocer algo acerca de su visión de la historia fue en la publicación del Manifiesto comunista de 1848, con la afirmación de que “La historia de todas las sociedades que han existido hasta hoy es la historia de luchas de clases”. El momento revolucionario que esperaban que se produjera en 1848 se frustró, y Marx dedicó al análisis de lo que había ocurrido Las luchas de clases en Francia, publicado en 1850, y El 18 Brumario de Luis Bonaparte, publicado en 1852, que comenzaba con una afirmación contundente: “Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen arbitrariamente, en las condiciones elegidas por ellos, sino en unas condiciones directamente dadas y heredadas del pasado”2.

Aunque hay en El 18 Brumario elementos interesantes acerca de la concepción de la historia, no se trata propiamente de una investigación histórica, sino de un análisis político de actualidad. Y aunque sabemos que las reflexiones de Marx en este campo siguieron madurando, su plena dedicación en los años centrales de su vida a desentrañar el funcionamiento de la economía capitalista de su tiempo dio lugar a que estas reflexiones no se publicasen, como ocurrió, por poner un ejemplo, con las referidas a las formaciones económicas precapitalistas que desarrolló en las Grundrisse, que permanecerían inéditas hasta la segunda mitad del siglo XX3.

En 1859, en cambio, Marx publicó en el prefacio de su Contribución a la crítica de la economía política4 una formulación esquemática, que quedaría como texto canónico, citado e interpretado una y otra vez, que, lamentablemente, se convirtió en aquello mismo que Marx y Engels habían condenado en La ideología alemana, una “abstracción teórica” que condicionaba el estudio de la realidad. Esta formulación contenía elementos innovadores, junto a otros que eran residuos de la concepción histórica de la escuela de la ilustración escocesa, como la sucesión de “los modos de producción asiático, antiguo, feudal y burgués moderno”, que iba a llevar a debates y confusiones inacabables.

La adopción que muchos hicieron como guía interpretativa de un texto como este, contrasta con la riqueza de matices que encontramos en la práctica del propio Marx, como puede verse en el capítulo veinticuatro del volumen primero de El Capital, sobre “La llamada acumulación originaria”, que es posiblemente la mejor muestra que tenemos del Marx historiador, donde al estudiar la expropiación de los campesinos y la génesis de un mercado interno para el capital industrial, nos muestra cómo detrás de este proceso no hay solamente las consecuencias inevitables de la evolución económica, sino, para comenzar, la coerción ejercida por las clases dominantes a través del estado, con el fin de forzar a los campesinos a someterse al “sistema del trabajo asalariado” mediante la aplicación de leyes brutales. Con lo cual se ha conseguido que “aparezcan en un polo las condiciones de trabajo como capital y en el otro polo seres humanos que no tienen que vender más que su fuerza de trabajo”, en un esfuerzo que no cesa hasta haber logrado que la clase trabajadora acepte esas condiciones como leyes naturales, “por educación, tradición y costumbre”5.

Artículo Completo:
http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/fontanamarx.pdf

Fuente: Sin Permiso
http://marxismocritico.com/2015/01/26/para-una-historia-de-la-historia-marxista/

viernes, 11 de diciembre de 2015

Intervención en Charla-debate “La memoria histórica. ¿Un pacto de Estado?”


Madrid, 9 de Diciembre de 2015

Es para mí un privilegio y un placer tener la oportunidad de dirigirme hoy a ustedes, en nombre de la Federación Estatal de Foros por la Memoria. Esperamos que este sea el inicio de una relación de colaboración fluida y fructífera entre la Federación Estatal de Foros por la Memoria y el Centro UNESCO de la Comunidad de Madrid. Especialmente quiero dar las gracias por la invitación a Eduardo Montagut.

Somos la generación de los nietos. En 1976 dijeron a nuestros padres que no se podía hacer justicia a las víctimas del franquismo y que había que esperar. Hoy, 40 años después de la muerte física del dictador, nos dicen que ocurrió hace demasiado tiempo, que ya pasó la hora de recordar y de hacer justicia. Nos piden que perdonemos cuando nadie nos ha pedido perdón. Nos exigen que renunciemos a la Justicia.

El título de esta Charla-Debate es “La Memoria histórica, ¿un Pacto de Estado?” Como Federación de asociaciones memorialistas que llevamos trabajando más de una década, creemos que un Pacto de Estado no es estrictamente necesario, que “sencillamente” el Estado español tendría que cumplir con las obligaciones que ha ido adquiriendo en materia de derechos humanos, garantizando que se incorpore la normativa internacional de Derechos humanos a la legislación española (lo cual es un mandato constitucional que no siempre se respeta), y que debería actuar sin subterfugios, por ejemplo, ratificando ya, la “Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad”.

No debería hacer falta un pacto de estado para que un gobierno democrático respete el derecho internacional, ni para que cumpla la Hoja de Ruta que Naciones Unidas ha establecido para el tratamiento de los crímenes del franquismo. Tampoco debería hacer falta ningún pacto para que una oposición democrática respaldase una política de Estado en ese sentido. Para todo ello no hace falta en principio ningún pacto de Estado sino voluntad democrática y compromiso con los derechos humanos. Es decir, lo que no ha habido hasta ahora.

Nos produce cierto recelo hablar de un Pacto de Estado, porque éste podría ser utilizado por las fuerzas políticas para alcanzar un acuerdo a la baja, un subterfugio mediante el cual el Estado español pueda seguir incumpliendo sus obligaciones.

Durante los últimos meses, en un intento por influir en la elaboración de programas electorales, y de impedir que el tema de la memoria histórica y de las víctimas del franquismo quedase fuera de la campaña electoral, nos hemos reunido con las diferentes organizaciones políticas, tanto nosotros/as como Federación, como formando parte de la Coordinadora de más de 70 colectivos que constituimos el pasado mes de octubre. De las conclusiones de estas reuniones deducimos que el tema de las fosas comunes ha llegado a ser percibido por las fuerzas políticas como un problema de Estado, al que debería darse una solución definitiva en un plazo no demasiado largo, y que podría contar con un amplio consenso. Todo ello se ha conseguido gracias a la permanente denuncia del movimiento memorialista, y a las impactantes imágenes de las exhumaciones que han sido conocidas por la opinión pública.

Otra cosa es, que se pretenda dar al “problema” de las fosas comunes una solución como la que se ha venido proporcionando hasta ahora. Es decir, utilizando mecanismos ajenos a la justicia, mediante el sistema de privatización y servicios funerarios externalizados que estableció la Ley de Memoria de 2007, con la diferencia de que ahora se le dotaría económicamente, frente a lo que ha hecho el gobierno del Partido Popular en los últimos cuatro años.

Para nosotros, sería una salida inaceptable. Las fosas comunes del franquismo no son sólo un asunto familiar, sino pruebas materiales de crímenes de lesa humanidad (el tipo penal aplicable sería ejecución extrajudicial y fundamentalmente desaparición forzada, por tanto, delito permanente e imprescriptible) y como tal deben ser tratadas, es decir, todas las exhumaciones deben ser judicializadas. Todo lo que no se haga en ese sentido es apuntalar la impunidad, favorecer el silencio y la injusticia, y a la postre, certificar el triunfo final del franquismo sobre sus víctimas y sobre la sociedad. Es la versión española de la política nazi de Noche y Niebla.

La impunidad del franquismo y la injusta situación de sus víctimas es un problema político, que solamente puede solucionarse a partir de decisiones políticas, y finalmente plasmarse en leyes. Sólo desde la política puede conseguirse el respeto en el Estado español al Derecho Penal Internacional de los Derechos Humanos. En consecuencia, el conjunto del movimiento memorialista y de víctimas del franquismo venimos exigiendo al Estado Español que asuma y cumpla las recomendaciones del  “Informe sobre España del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias”, y del “Informe sobre España del Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff”, (ambos presentados en septiembre de 2014 en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas).



Habría que empezar por la eliminación de las trabas jurídicas que impiden la plasmación de los derechos de las  víctimas. Por un lado la ley de Amnistía de 1977, que si bien en su momento pudo tener un sentido y haber sido incluso una exigencia de las fuerzas democráticas y rupturistas, posteriormente se ha revelado como el eje central del sistema de impunidad, tal y como reconocen los organismos internacionales de DDHH, asimilándola a otras leyes de punto final, felizmente suprimidas, fundamentalmente, del Cono Sur americano. Y por otro lado habrá que eliminar los elementos contrarios al derecho internacional de la Ley de Memoria de 2007, que explícitamente niega el reconocimiento jurídico de las víctimas del franquismo y su derecho a la justicia, y que además, desde la sentencia absolutoria del exjuez Garzón (Sentencia del  T.Supremo 27/02/2012), se usa para ejercer coacción sobre los jueces, y reconduce obligatoriamente las reclamaciones de las víctimas a la vía administrativa exclusivamente.

También es  nuestra opinión que una mera reforma de la Ley de Memoria Histórica sería insuficiente, incluso acompañando dicha reforma con la dotación económica que se le ha negado durante los últimos años.

Por otro lado, con la reciente reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim), algunos juristas interpretan que se abre una puerta para solucionar el otro gran problema relacionado con la memoria histórica, que es la vigencia de las sentencias represivas del franquismo. Según estos juristas, se han establecido mecanismos para que el órgano judicial competente, la Sala de lo Militar del Supremo, pueda revisar las sentencias de manera individualizada. Esto nos parecería un camino erróneo hacia la solución del problema, por cuanto implicaría el reconocimiento de la legalidad del conjunto de la legislación represiva franquista y sus sentencias, y por otro lado porque centenares de miles de ellas quedarían sin revisar, puesto que los represaliados carecen de familias o estas pueden no tener interés alguno en iniciar el procedimiento. Para nuestra Federación, el único camino justo es la anulación por el parlamento de todas las sentencias franquistas. Como dice un poema de Bertold Brecht, “O todos o ninguno”

La Federación Estatal de Foros por la Memoria, desde que se constituyó hace 11 años, ha venido elaborando una serie de reflexiones sobre la memoria democrática y la lucha contra la impunidad del franquismo. Ante la evidencia  de un cambio político próximo, hemos creído necesario desarrollar  una propuesta sistematizada en la que llevamos trabajando algún tiempo, y que se plasmaría en una Ley Integral de Víctimas del franquismo. El documento se ha remitido a las fuerzas políticas que se presentan a las próximas elecciones del día 22.

Coincidimos con la reflexión del fiscal Carlos Castresana cuando escribía en junio de 2013:
"...las víctimas del franquismo tendrían que tener el mismo estatuto jurídico que tienen las víctimas del terrorismo, ni mejor ni peor, exactamente el mismo. Son víctimas de la violencia política, y si unas tienen derecho a la memoria y a la justicia y a la reparación, no veo por qué las otras no"

Uno de los objetivos fundamentales de una Ley de Víctimas del franquismo debería ser corregir tan enorme injusticia y desagraviar en lo posible, tras el tiempo transcurrido, a las víctimas de tanta ignominia. Y no sólo por las víctimas: la pervivencia de una situación injusta, 40 años después de la muerte física del dictador, como la existencia de miles de fosas comunes clandestinas, pone en cuestión la vigencia real del Estado de derecho en España, y de paso, la realidad de lo que hay detrás de eso que se ha dado en llamar “Marca España”.

Buena parte del trabajo que hemos elaborado, tanto en su preámbulo como en las propuestas concretas, se fundamenta en otros documentos: La Ley de Víctimas del terrorismo aprobada por el Parlamento en septiembre por 2011; y los dos Informes sobre el caso español antes señalados, presentados en septiembre de 2014 al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Nuestra Propuesta comienza con un Preámbulo a modo de Declaración de Motivos para justificar la necesidad de que, 40 años después de la muerte física del dictador, sea necesaria e inaplazable una Ley de Víctimas del franquismo. Establece la necesidad del reconocimiento jurídico de las víctimas, hasta hoy inexistente, y continúa con una serie de propuestas concretas, agrupadas en los tres grandes bloques de Derechos establecidos por Naciones Unidas para las víctimas de agresiones de derechos humanos: el Derecho a la Verdad, el Derecho a la Justicia y el Derecho a la Reparación.

También explicamos que nuestra propuesta no consiste en una ley general de víctimas de la guerra civil, tanto por el espacio temporal que entendemos debería abarcar, como por los colectivos que se verían afectados por  las políticas de reparación material y simbólica que proponemos. Asimismo, porque la equidistancia y la igualación entre quienes defendieron la democracia y quienes la agredieron debería ser éticamente inaceptable por una sociedad democrática. Pero sobre todo, porque el trato proporcionado a unas víctimas y a otras por parte del Estado español, ha sido con respecto a las víctimas del franquismo abrumadoramente injusto y discriminatorio.


En el Bloque que titulamos “El Derecho a la verdad de las víctimas del franquismo. El Derecho y el Deber de verdad de la sociedad española” hablamos, entre otros temas,
  • De la retirada de la simbología franquista
  • De declaraciones de naturaleza política y actos públicos de reconocimiento;
  • Del Mapa de fosas de personas desaparecidas;
  • Del tratamiento de los lugares de memoria;
  • Presentamos una propuesta avanzada sobre Legislación de Archivos y derecho de acceso a la información (a partir de Trabajos y manifiestos por ejemplo, de asociaciones profesionales de la Archiveros, Bibliotecarios, y Documentalistas, o de la Cátedra Complutense “Memoria Histórica del siglo XX” ), etc...
En el bloque del “Derecho a la Justicia” tratamos, entre otras cuestiones
  • De la Anulación de las sentencias franquistas, con una propuesta concreta por la que recomendamos seguir el procedimiento utilizado en la República Federal Alemana para la anulación de las sentencias represivas del nazismo (1998 y 2002), tal y como se desarrolla en un documento del Equipo Nizkor de derechos humanos, enviado a los diputados españoles en 2010.
  • También hablamos de la exhumación judicializada de las fosas comunes del franquismo, a partir de un plan nacional de búsqueda de personas desaparecidas,  y un  desarrollo legislativo sobre exhumaciones e identificación de víctimas. Defendemos que la Ley de Víctimas del franquismo  debe manifestarse expresamente contra la privatización y la  gestión administrativa de las exhumaciones de fosas comunes.
  • Consideramos que hay que dar una respuesta estatal al tema de los niños y niñas robados, a partir de la consideración de estas desapariciones forzadas como crímenes contra la humanidad, delitos permanentes e imprescriptibles. No vale, como hasta ahora, que la Justicia gestione el problema como una serie de casos particulares: el Estado debe reconocer que existió una trama organizada nacida en la posguerra como una forma más de represión, que extendió sus actividades hasta entrados los años 80.
En el último bloque del “Derecho a la Reparación”, propugnamos la reparación material y/o simbólica de los diversos colectivos de víctimas, así como la creación de un Consejo participativo, en el cual las víctimas directamente, o representadas por el movimiento asociativo, puedan manifestar las reivindicaciones específicas de cada colectivo: presos políticos; presos sociales; víctimas de torturas; represaliados económicos (sanciones, depuraciones de funcionarios, incautaciones de  patrimonio...); víctimas del trabajo esclavo; reconocimiento de colectivos como la guerrilla antifranquista; militares leales a la República; militantes clandestinos antifranquistas; exiliados, los llamados niños de la guerra, etc…

En resumen, propondremos a partir del mismo día 21 de diciembre, a  las fuerzas políticas la promulgación en la próxima legislatura de un bloque legal, centrado en una Ley de Víctimas del franquismo, pero que por motivos técnicos tendría que ir más allá, con una indispensable Ley de Archivos avanzada; dando una solución definitiva al tema de El Valle de Los Caídos, o la Anulación de la Ley de Amnistía de 1977, que actúa como Ley de punto final y es la clave de bóveda del sistema de impunidad.

Para concluir, desde el convencimiento de que sin justicia no hay democracia, y de que sin memoria no hay cambio, esperamos que la legislatura que ahora se abre suponga el fin definitivo del sistema español de impunidad, y de la deuda que la sociedad, y todas y cada uno de nosotras y nosotros, tenemos con las víctimas del franquismo, y con aquellos que lucharon por una democracia real y un mundo mejor.


En esa labor nos encontraremos, desde la más o menos limitada capacidad de cada uno para influir, pero como dijo Mahatma Gandhi :"Lo que ustedes hagan puede ser absolutamente insignificante ...pero es absolutamente indispensable que lo hagan"

martes, 1 de diciembre de 2015

Charla-debate “La memoria histórica. ¿Un pacto de Estado?”



Centro UNESCO Comunidad de Madrid


Fecha: 9 de diciembre de 2015

Hora: 18:30

Lugar: Campus de Puerta de Toledo de la Universidad Carlos III de Madrid

Dirección: Ronda de Toledo, 1 (Madrid)



Todo pueblo tiene derecho a conocer su historia. Sea ésta la que fuere. La del pueblo español del último siglo parece serle negada o, en el mejor de los casos, ocultada o tergiversada. Conocer la verdad está siendo una ímproba tarea en la que con empeño están inmersas organizaciones como el Foro por la Memoria o la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

Ahora el Centro UNESCO Comunidad de Madrid une su trabajo a ello en la consideración de que la Memoria Histórica es un derecho humano que no puede ni ignorarse ni ocultarse. Para ello, iniciamos una serie de conferencias que correrán a cargo de reputados especialistas en la materia, testigos o protagonistas de los hechos y que se desarrollarán a lo largo de los próximos meses.

Mucho es el camino que aún queda por recorrer y muchas las piedras con las que ese camino sigue encontrándose. El siglo XX no ha sido fácil: dos Guerras Mundiales, totalitarismos, guerra fría… Pero ninguno como España para poner trabas en la recuperación de su propio pasado.

La primera de estas conferencias será impartida por D. Arturo Peinado, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria Histórica, y D. Manuel Ibáñez, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alcalá de Henares. La charla-debate La memoria histórca. ¿Un pacto de Estado? girará en torno a la idea de la necesidad de establecer un pacto de Estado entre las distintas organizaciones políticas que actualicen la ley sobre la Memoria Histórica y doten del necesario presupuesto a la investigación.

Esta primera conferencia será seguida de otras en las que, sesión a sesión, trataremos de acercarnos a temas como la Memoria Histórica y la Mujer, La Memoria Histórica y LGTB; la Memoria Histórica y las cárceles; la Memoria Histórica y la Iglesia Católica… que serán anunciadas en estas mismas páginas.

Adjunta os dejamos la invitación a la conferencia inaugural de esta serie de charlas sobre la Memoria Histórica, la charla-debate La memoria histórica. ¿Un pacto de Estado?, que se celebrará el próximo 9 de diciembre a las 18:30

http://unescocomunidadmadrid.org/

lunes, 30 de noviembre de 2015

3ª Reflexión pre-electoral

El régimen se transforma desde el bipartidismo imperfecto con Juan Carlos hasta el tetrapartidismo perfecto con Felipe. 

Ni Lampedusa hubiera soñado con tanta perfección.

2ª Reflexión pre-electoral

Parafraseando a Marx: "Hasta hoy las encuestas electorales intentaban explicar la realidad, hoy se dedican a transformarla".

"La doctrina de la colleja", por Antón Losada



En una campaña sin política ni ideología el votante comprometido se desmoviliza y los demás se dejan llevar. Exactamente lo que empiezan a revelar las encuestas


Antón Losada  @antonlosada en El Diario.es, 29/11/2015

Que la colleja propinada por Mariano Rajoy a su hijo, al portarse como ese vástago mal educado de tu cuñado, suponga la imagen más comentada de la precampaña dice mucho de la calidad de la información con que acudiremos a votar el 20D. Que la conveniencia de la intervención paterno presidencial constituya el único gran consenso social que Rajoy ha sido capaz de generar durante todo su mandato lo revela todo sobre la calidad de la legislatura que acaba. 

Por el niño no se preocupen. Seguro que ha subido muchos puntos en el ranking de malotes del colegio y ha ganado respeto en el patio. Debería preocuparles más el padre y su fulminante reacción cuando ve en peligro un par de votos y se impone tomar medidas tan contundentes como dolorosas. Si un instante de duda, ni una décima de vacilación. Primero la campaña después la familia ¿Qué fue de ese Mariano Rajoy apocado, indolente, sin criterio e incapaz de toma una decisión que nos había vendido? 

Cocinar, comer, beber, bailar, dar palmas, tocar la guitarra, escalar, conducir mini karts o coches de rally, volar en globo…. cuesta distinguir estas elecciones de un casting para presentador del año y cuesta aún más recordar una aparición estelar de algún candidato donde dejara un mensaje político que marcara la diferencia. 

Si alguien no detiene esta locura el único final decente para esta campaña será una edición especial de Tu cara me suena donde participe todos los candidatos y quién se parezca más a Nino Bravo, presidente. 

Mariano Rajoy, el maestro de la no campaña, debe preguntarse cada día por qué sus rivales se empeñan en intentar ganarle en su mejor terreno. Pedro Sánchez debería estar preguntándose qué se le había perdido en el programa de Bertín Osborne. El impacto sin contenido no vale de mucho y Rajoy es el único que no necesita contenido porque es el gobierno.

No se sabe qué resulta más desternillante, si ver a Albert Rivera haciéndose el ofendido porque el terrible Monedero ha manchado su honor o recomendando leer a Kant y sus diez mejores citas en wikiquote o escuchar, a Pablo Iglesias presentarse como su Pigmalión; si se trata de ver quién da más pena, sinceramente, necesitaremos una fotofinish. 

Tratar al electorado como si fuera audiencia de televisión y sólo pudiera procesar mensajes simples y llenos de colorines y sonidos llamativos es una mala idea para cualquier partido, pero un suicidio electoral para la izquierda. En una campaña sin política ni ideología el votante comprometido se desmoviliza y los demás se dejan llevar. Exactamente lo que empiezan a revelar las encuestas. 

http://www.eldiario.es/zonacritica/doctrina-colleja_6_457464259.html

1ª Reflexión pre-electoral

No vuelvo a tomar sopa hasta después del 20 de diciembre, no sea que me encuentre dentro a Iglesias y a Rivera.

domingo, 15 de noviembre de 2015

"La absurda guerra de Pérez-Reverte", por David Becerra


El Confidencial, | 11 noviembre 2015

DAVID BECERRA. MADRID

El escritor despolitiza en su último libro la contienda española



El escritor despolitiza en su último libro la contienda española como si el pueblo español, “en guerra constante contra sí mismo, hubiera iniciado una guerra por su vocación de no saber convivir en paz”

Cuando Gulliver naufraga en Lilliput y con el tiempo llega más o menos a integrarse en la vida social de ese pueblo habitado por seres diminutos, se sorprende al descubrir que esas personas en apariencia inofensivas se encuentran en guerra permanente con sus iguales que viven en una isla vecina, en Blefuscu. El enfrentamiento tiene su causa en el modo en que cascan los huevos: unos deciden hacerlo por la parte gruesa, mientras que los otros lo hacen por la parte superior del huevo, más estrecha. A los ojos de Gulliver, el motivo que desencadena la guerra resulta absurdo. Como absurdas -extrapola el lector- son todas las guerras; las causas son siempre ridículas en comparación con las nefastas consecuencias de un conflicto bélico.

Sin embargo, lo que no cuenta la novela de Jonathan Swift es que seguramente si Lilliput se enfrenta a Blefuscu no es por la forma de cascar los huevos; la causa se encontraría en la necesidad de conquistar el territorio vecino y expoliar sus riquezas. Los huevos no son más que el pretexto para iniciar la guerra, el discurso ideológico -o la trampa- que toda clase dominante requiere para legitimar una guerra. Las guerras no son absurdas; al contrario, son siempre políticas.

‘La Guerra Civil contada a los jóvenes’, de Arturo Pérez-Reverte -publicada por Alfaguara e ilustrada por Fernando Vicente-, les hace a sus lectores la misma trampa que los liliputienses le hicieron a Gulliver. Despolitiza la Guerra Civil convirtiéndola en un absurdo, como si el pueblo español, en guerra constante contra sí mismo, hubiera iniciado una guerra por su vocación sempiterna de no saber convivir en paz. La Guerra Civil se describe como un absurdo, como si en vez de causas políticas –la agresión del fascismo contra un Gobierno legítimo y democrático– encontrara su motivo en la forma de cascar los huevos.

Una guerra fratricida

‘La Guerra Civil contada a los jóvenes’ nos habla de un absurdo -no de un conflicto histórico. Desde el prólogo mismo se encarga su autor de desplazar cualquier lectura histórica -política y social- de la guerra a favor de un relato fratricida de la misma. “Todas las guerras son malas, pero la guerra civil es la peor de todas, pues enfrenta al amigo con el amigo, al vecino con el vecino, al hermano contra el hermano”. No hay conflicto político, simplemente un enfrentamiento entre hermanos, supuestamente iguales.

El relato fratricida borra las verdaderas causas que determinaron el conflicto y diluye las responsabilidades de los autores de la barbarie

Como decía el filósofo español -exiliado en México- Adolfo Sánchez Vázquez, “al presentar la guerra como una guerra entre hermanos, igualmente brutales o igualmente nobles, como si los agresores y los agredidos, los verdugos y las víctimas, fueran igualmente culpables o inocentes, se pretende ocultar que la sangrienta Guerra Civil le fue impuesta al pueblo español por el fascismo nacional y extranjero, y que aquel, al resistir la agresión en las condiciones más desventajosas, no hacía más que cumplir con lo que su dignidad exigía”. El relato fratricida borra, pues, las verdaderas causas que determinaron el conflicto y asimismo diluye las responsabilidades de los autores de la barbarie al presentar la guerra como un enfrentamiento entre hermanos.

Del mismo modo, se subraya en el libro que la guerra dio lugar a los llamados “móviles personales”, esto es, que “bajo pretextos políticos se realizaron robos y solventaron venganzas personales”. Estamos de nuevo ante un intento de mostrar la Guerra Civil como un conflicto despolitizado donde los hechos no sucedieron por cuestiones políticas sino que fue un escenario donde se escenificaron rencillas personales, protagonizas por personajes movidos por el odio y el rencor. Llama la atención que en un libro tan breve como este, se conceda tanta importancia a sucesos que, como señala el historiador José Luis Ledesma, “no parece que puedan explicar toda, ni siquiera una parte considerable, una violencia que solo era posible en el marco de la guerra”. ¿Por qué -tendremos que preguntarnos- no se habla de las causas políticas, que fueron las que en verdad desencadenaron la guerra, y sí el libro se detiene en estos anecdóticos crímenes personales? Parece que subyace un interés por borrar la historia de esta historia.

La Guerra Civil tuvo sin duda ese componente fratricida que enfrentó a familias, hermanos, padres e hijos, e incluso a vecinos; pero su lectura no puede reducirse a eso. No se puede negar que, en la guerra, participaron sentimientos como el odio o la venganza, y deben reconocerse como síntomas del conflicto, pero no como elementos determinantes que lo originan. Confundir las causas con las consecuencias, lo determinante y lo determinado, puede provocar un falseamiento total o parcial de la historia. Y eso sucede en ‘La Guerra Civil contada a los jóvenes’ de Pérez-Reverte.

Visión teleológica de la República

El libro de Arturo Pérez-Reverte reproduce una visión de la República que coincide sobremanera con la que se encargaron de edificar los historiadores revisionistas -y mucho antes, los mismos ideólogos del franquismo. La República se define en el libro de Reverte como sinónimo de caos, de inestabilidad, de conflicto constante en las calles. Todo ello para justificar “la confrontación inevitable”. Según su descripción, la República estaba condenada a desembocar en una guerra civil. La descripción de la República se hace desde su final; se ofrece en el libro una definición teleológica que borra la sustancialidad o la autonomía histórica del periodo republicano -que solo existe para explicar la guerra, reduciendo la República a mera causa o antecedente.

El libro se detiene a presentar el periodo republicano como un estado de caos permanente pero no dice ni una sola palabra de sus logros y reformas

Cuando se hace crítica literaria -y acaso no otra cosa se debe hacer ante un libro de historia que en el fondo no hace más que ofrecer una ficción de lo que fue la Guerra Civil-, es más importante leer los silencios que las palabras escritas. En el silencio se puede observar el compromiso del texto con el poder.

En ‘La Guerra Civil contada a los jóvenes’, llaman la atención sus múltiples -y significantes- silencios. De la misma manera que el libro se detiene a presentar el periodo republicano como un estado de caos permanente, no dice ni una sola palabra de sus logros y reformas. Ni reforma agraria, ni voto femenino, ni reforma educativa aparecen en el libro. Ni una palabra.

Poner silencio sobre este asunto no solo contribuye a que el lector desconozca la verdadera historia de la República, sino que además sirve al autor para presentar la Guerra Civil como ese absurdo que se propone presentar: Reverte no muestra el golpe de Estado como una reacción de la oligarquía ante las reformas republicanas, sino como el resultado de una tensión entre “dos fuerzas enfrentadas” -quienes no se sabe muy bien por qué se enfrentan-  que, por medio de un relato equidistante que sobrevuela todo el texto, se reparten las responsabilidades entre los dos ‘bandos’. Pero, hay que recordarlo una vez más, la República no era un bando, sino un Gobierno legítimo y democrático. Entre víctimas y verdugos no hay simetría.

El final feliz de la transición

La importancia que el libro concede a la República no se la concede sin embargo al franquismo. Suele ocurrir en muchos libros sobre la Guerra Civil, que incluyen en un mismo volumen República y guerra, en vez de hacer lo que sería más oportuno: Guerra Civil y franquismo -donde sí existe una relación inmediata de causa/efecto. Los efectos sobre el imaginario colectivo son evidentes: se vincula la Guerra Civil -y las connotaciones negativas que carga el conflicto- con la República y no con el franquismo. La estructura de un libro -y la distribución de sus temas-  nunca es inocente.

Los personajes anónimos son borrados de la historia para convertir en héroe al monarca que heredó del dictador la jefatura de Estado

Reverte apenas se detiene a explicar la dictadura. Salta rápidamente de la Segunda Guerra Mundial y de la existencia del maquis a la modélica transición. El libro termina con un final feliz protagonizado por dos grandes hombres -el rey Juan Carlos y Adolfo Suárez- que con grandes gestos decidieron traer la democracia a España. “España -dice Reverte- se convirtió en una monarquía parlamentaria por decisión personal del rey Juan Carlos”. Ni una palabra más, ni una sola referencia a las luchas y a la resistencia del pueblo español que sufrió torturas y cárceles por pretender conquistar la libertad y la democracia; ni una sola palabra a los héroes anónimos que, desde las calles y la clandestinidad, hicieron posible que la correlación de fuerzas cambiara para que el régimen no pudiera perpetuar su poder. Esos personajes anónimos son borrados de la historia para convertir en héroe al monarca que heredó del dictador la jefatura del Estado y que juró fidelidad a los principios del Movimiento.

La desconfianza hacia los jóvenes

El libro de Reverte sobre la guerra civil está dirigido -lo dice el subtítulo- a los jóvenes. Parece que Reverte anda, de un tiempo a esta parte, preocupado por la adquisición de conocimiento de los jóvenes. Sin embargo, más bien parece que lo que pretende es limitar su conocimiento. Hace un año presentó a los jóvenes una edición recortada de ‘El Quijote’ (que analizamos aquí). Inquieta la visión que pueda tener Pérez-Reverte de los jóvenes. A juzgar por el estilo de su texto, pareciera que cree que son limitados, incapaces de leer textos complejos, con una extensión mayor que los 600 caracteres que, más o menos, ocupa cada uno de los 30 capítulos del libro. Se intuye, en esta obra, a un autor que desconfía de la inteligencia de sus lectores. Y, cuando eso ocurre, el peor beneficiado es siempre el libro.

Por otro lado, el libro no cumple su función didáctica. El libro habla de grandes acontecimientos que tuvieron lugar en el transcurso de la guerra -desde el caso Unamuno, hasta Guernica, pasando por algunas de las batallas clave, como la de Brunete o la del Ebro-, pero nunca se indican las fechas. El lector tiene que acudir a los anexos del libro y consultar la cronología para poder ubicar en el tiempo histórico lo que está leyendo.

Al borrar las huellas históricas, el lector concluye que los españoles se mataron por una causa ridícula como es cascar un huevo por su parte ancha o estrecha

La historia desaparece de este ensayo histórico. Pero no es un descuido. Forma parte del proyecto de deshistorizar la Guerra Civil. Al borrar las huellas históricas -las causas políticas y sociales que determinaron la existencia de la guerra-, el lector saca la conclusión de que los españoles se mataron por una causa absurda y ridícula como es la de cascar un huevo por su parte ancha o estrecha. Pero la Guerra Civil no fue eso, sino un golpe de Estado fascista que reacciona contra las reformas -esas que no aparecen- que puso en marcha un Gobierno legítimo durante la República. Arturo Pérez-Reverte nos ha hecho trampa como le hicieron a Gulliver: nos oculta el verdadero móvil que hay detrás de una guerra. Puede parecer que una guerra es absurda y que no es posible encontrar explicación a la misma; pero sí es posible encontrarla, simplemente hay que tener voluntad de querer hacerlo. En la historia, no en los huevos.

http://www.elconfidencial.com/cultura/2015-11-11/perez-reverte-guerra-civil-contada-a-los-jovenes_1091187/

sábado, 7 de noviembre de 2015

Intervención en el Ateneo de Madrid en homenaje a la Defensa de Madrid


Intervención en el Ateneo de Madrid en homenaje a la Defensa de Madrid
6 de Noviembre de 2015

Buenas tardes. En primer lugar quiero expresar mi agradecimiento al Ateneo de Madrid y más concretamente a la Agrupación Juan Negrín. Es para mí un honor representar hoy a la Federación Estatal de Foros por la Memoria, como parte de la Comisión Promotora del Encuentro que celebramos en Vicálvaro el pasado 17 de Octubre, y que como sabréis, ha convocado una serie de movilizaciones para el fin de semana del 20 al 22 de noviembre,  que culminarán en la manifestación del próximo 22 de Cibeles al Congreso.

Hoy es 6 de noviembre y conmemoramos la heroica Defensa de Madrid. Como organización memorialista  combativa contra la pervivencia de la simbología franquista en espacios públicos, sometemos a  vuestra consideración, como propuesta al movimiento memorialista y republicano, la resignificación del arco de Moncloa sustituyendo su nombre y el de la Avenida que parte de él, por Arco y avenida de la Defensa de Madrid, y el cambio de la simbología y el rótulo, por entre otros motivos, los escudos del Ejército Popular de la República y de las Brigadas Internacionales.
Estamos invitados aquí hoy para realizar una serie de valoraciones y explicaciones sobre el Encuentro de colectivos de MH y de Víctimas del franquismo celebrado el pasado 17 de octubre. En primer lugar quiero felicitarme y felicitarnos a todas y a todos por la iniciativa. El movimiento social por la recuperación de la memoria se compone de múltiples organizaciones de implantación estatal, autonómica, comarcal y local; organizaciones de víctimas con problemática específica; colectivos vinculados a un lugar de memoria o a un hecho histórico concreto, y además, cada uno de muy diverso origen ideológico e histórico. Por tanto, que un movimiento tan extenso y plural busque organizarse para poner en común unas propuestas consensuadas, es una cuestión de gran mérito por su dificultad, y a su vez muestra de generosidad, al buscar poner por delante lo común y lo esencial por encima de los intereses y posicionamientos de cada colectivo. Esta es para todas y para todos, una gran noticia.

Constatamos además que la convocatoria, primero del Encuentro y el Documento definitivo aprobado, posteriormente de las movilizaciones, ha tenido una buena acogida en redes sociales, repercusión en medios de comunicación, etc…

En la elaboración del documento se pretendió el consenso, y lo mejor que se puede decir del resultado final es que no nos gusta completamente a nadie, pero que puede ser, dependiendo de lo que hagamos con él, de nuestro trabajo, un herramienta extremadamente útil. Todas y todos hemos tenido que renunciar a planteamientos propios (en muchos casos centrales), lo que no significa que no podamos seguir manteniéndolos y defendiéndolos en nuestros ámbitos de acción respectivos. Como hemos dicho en anteriores ocasiones por parte de la Federación que represento hoy, no va a quedar, tanto en generosidad para el acuerdo, como en esfuerzo.

En el Encuentro nos marcamos como objetivo fundamental del Documento y de las movilizaciones, impedir que el tema de la memoria histórica y los derechos de las víctimas queden fuera de la agenda política en la actual coyuntura electoral.

Pensamos que el problema de las víctimas del franquismo es un problema político que ha de solucionarse por medio de la política.

Tenemos que empezar por exigir la eliminación de las trabas jurídicas que impiden la plasmación de los derechos de las  víctimas. Por un lado la ley de Amnistía de 1977, que si bien en su momento pudo tener un sentido y haber sido incluso una exigencia de las fuerzas democráticas y rupturistas, posteriormente se ha revelado como el eje central del sistema de impunidad, tal y como reconocen los organismos internacionales de DDHH asimilándola a otras leyes de punto final, felizmente suprimidas. Y por otro lado habrá que eliminar los elementos contrarios al derecho internacional de la Ley de Memoria de 2007, que explícitamente niega el reconocimiento jurídico de las víctimas del franquismo y su derecho a la justicia, y que además, desde la sentencia absolutoria del exjuez Garzón (Sentencia del T.Supremo 27/02/2012), se usa para ejercer una coacción sobre los jueces, y reconduce las reclamaciones de las víctimas exclusivamente a la vía administrativa.
La impunidad del franquismo y la injusta situación de sus víctimas es un problema político, que solamente puede solucionarse a partir de decisiones políticas, y finalmente plasmarse en leyes. Sólo desde la política puede conseguirse el respeto en el Estado español al derecho penal internacional de los Derechos Humanos. En consecuencia, exigimos que el Estado Español asuma y cumpla las recomendaciones del  “Informe sobre España del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias”, y del “Informe sobre España del Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff”, (ambos presentados en septiembre de 2014 en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas).

En la Federación Estatal de Foros por la Memoria, además del Encuentro,  llevamos desde hace año y medio trabajando en un documento de propuesta de una Ley de Víctimas del franquismo. Su objetivo sería igualar en los derechos reconocidos a diferentes colectivos de víctimas de agresiones graves a sus derechos humanos. Coincidimos con el fiscal Carlos Castresana cuando escribía en junio de 2013:

"...las víctimas del franquismo tendrían que tener el mismo estatuto jurídico que tienen las víctimas del terrorismo, ni mejor ni peor, exactamente el mismo. Son víctimas de la violencia política, y si unas tienen derecho a la memoria y a la justicia y a la reparación, no veo por qué las otras no"

Creemos que una Ley de Víctimas del franquismo vendría a solventar definitivamente el agravio comparativo que se ha venido produciendo sobre las víctimas del franquismo con respecto a otros colectivos de víctimas que sí han tenido un reconocimiento legal, una consideración justa, y cuya problemática ha sido atendida por parte del Estado. Lo más sangrante es que el elemento diferenciador entre unos y otros colectivos no es su carácter de víctimas en sí, conforme a la definición de los organismos internacionales, sino que lo que les diferencia y determina el trato recibido por parte del Estado español es la identidad de los victimarios.

Este documento se ha entregado a todos los partidos políticos que hasta ahora tenían representación parlamentaria, así como a los llamados emergentes. Se han solicitado reuniones con todos ellos, y alguna se ha celebrado ya. Como ejemplo, aún sin cerrarse el documento, se presentó en el Foro por el Cambio de Podemos el pasado mes de junio, y esta misma semana compañeros de la Federación hemos mantenido una reunión con responsables del Partido Popular, en la calle Génova. Si bien de dicha reunión no se obtuvo ningún resultado concreto ni se esperaba, sí es cierto que el hecho de que por primera vez hubiera un interés por su parte en contrastar opiniones, creemos que el tema de la memoria histórica y los derechos de las víctimas del franquismo se ha afianzado en la vida política y va a tener su espacio en  el próximo debate electoral. Las últimas declaraciones del candidato socialista, así como la creación reciente del Grupo Federal de Memoria Histórica del PSOE, que proponen incluso llevar a los tribunales a cargos del orden público de la dictadura, son una buena noticia, no por lo que valen en sí sino por lo que significan. También las actuaciones y discursos de responsables de Ciudadanos con respecto a la memoria histórica, están consiguiendo desenmascarar lo que hay verdaderamente detrás de esta inteligente operación política.
El reto que tenemos es que consigamos convertir esta influencia alcanzada, en políticas concretas durante la próxima legislatura, independientemente de quien forme gobierno tras el 20 de diciembre, aunque obviamente, las políticas serán finalmente muy diferentes dependiendo de la composición del mismo.

Convencidos  de que Sin Justicia no hay democracia, y que sin memoria no hay cambio, el movimiento social por la recuperación de la memoria, amplio y plural pondrá su propuesta encima de la mesa de las fuerzas políticas, y ante el conjunto de la sociedad, y las respaldará con movilizaciones en la calle, en los medios y en las redes sociales. Para los días 20-21 y 22 de noviembre hemos convocado una serie de movilizaciones unitarias, así como docenas de actos de apoyo, informativos y explicativos en todo el Estado.

Por tanto, para terminar, os convocamos a la manifestación del día 22 a las 12 horas desde Cibeles, y a los diferentes actos que hemos organizado para preparar el ambiente, entre otros:

Viernes 20 en el Ateneo de Republicano de Vallecas. 19 horas. Presentación de la Carta de reivindicaciones y de la marcha contra la impunidad del franquismo del día 22 de noviembre. A las 21:00 horas concierto de Rojo Cancionero y Banderas Rotas.
21 de noviembre: Acto Homenaje en el Cementerio de Este a las 12 horas
Concentración organizaciones de Niños Robados frente al comedor social del Convento de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en Paseo del General Martínez Campos,18, de 12:00 a 13:00 horas).

8ª Concentración en el Valle de Cuelgamuros a las 12 horas. Convocan el Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid y el Foro Social Sierra de Guadarrama.

jueves, 5 de noviembre de 2015

"La destrucción del pensamiento democrático", por Suso de Toro


Lo conozco y los conozco, tengo edad para ello, son franquistas. No franquistas sociológicos o cosa por el estilo, lo son ideológicos y también de corazón


Suso de Toro
El Diario, 04/11/2015

Conduzco con la radio encendida y anuncian que van a entrevistar al ministro del Interior, Fernández Díaz, y digo “¡no!”. Y la apago. No estoy dispuesto a escucharlo, me niego. Me niego a aceptar que eso sea normal, que una persona así salga en la radio y se la entreviste como si eso fuera “democrático”. No lo es. Fernández Díaz, como este Gobierno, no es democrático y me niego a aceptarlo con mi asentimiento.

Lo conozco y los conozco, tengo edad para ello, son franquistas. No franquistas sociológicos o cosa por el estilo, lo son ideológicos y también de corazón. Asumen como suyo toda esa historia de terror y muerte, sé perfectamente lo que harían si se volviesen a dar aquellas circunstancias. Es así de simple, lo sé. Y ya no tengo estómago para seguir aguantando otros tantos años de democracia regida por franquistas. Me arrepiento enormemente de haber callado tanto, aceptado tanto, asentido tanto. No los aguanto y, al menos y ya que puedo apagarla, no los quiero en mi radio. ¡Fuera de mi coche!

Gobernaron y gobiernan, justificaron los fusilamientos, las torturas, la cárcel, las fosas comunes, la codicia y el clasismo sin límites y el racismo social que condena a los débiles, el odio a las libertades y a la libertad misma...Vale. Pero eso no es lo peor, lo peor no es ser vencido, lo peor es rendirse y eso es lo que ha hecho la izquierda y los demócratas españoles dándole reconocimiento a lo que no se le debía haber dado.

El pensamiento político reaccionario se extendió inexorable e imperceptiblemente por la sociedad española, un pensamiento esencialmente castizo y nacionalista. Y eso ha educado a generaciones, es el aire que se respira y que se presupone en las noticias, en la política, en las ideas, en el fútbol, en la literatura misma...La cultura política española, la ideología social, es reaccionaria. Si hubo un momento en que eso estuvo en cuestión hoy no lo es. Solo así se puede comprender que un partido que pretende representar la izquierda histórica española, como el PSOE, se abrace a Rajoy en una alianza contra un parlamento catalán que no reconoce las instituciones del estado. Rajoy ufano con sus mesas petitorias por toda España, sus millones de firmas contra el estatuto catalán, su recurso al Constitucional consigue que Sánchez acabe abrazado a él.

Eso no es lo peor, lo peor no es ser vencido, lo peor es rendirse y eso es lo que ha hecho la izquierda y los demócratas españoles

Ese pensamiento está asentado hoy con toda naturalidad, es el sobreentendido de toda la vida social española, es “lo natural” y por tanto resulta invisible, solo es visible y choca y es señalado lo que está fuera de ese pensamiento “natural”. Y es así que el mismo día en que escapo del ministro del Interior en la radio leo un artículo de Juan Cruz en que recrimina a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que no haya utilizado la palabra “España” en ningún momento a lo largo de una entrevista. He publicado dos libros con la palabra “España” y “españoles” en el título, así que me siento cómodo para decir que “España” y “español” son dos palabras abiertas a interpretación y que cada uno las vive, las siente o no y las entiende como quiere, incluso ignorándolas o negándolas, porque para eso se murió Franco y para eso está el sentirse libre. Colau dijo lo que dijo y dejó de decir lo que dejó porque quiso, porque tiene derecho y le dio la gana. Y es injusto juzgar esa decisión suya, porque se juzga su opinión. Y eso en el fondo lo sabe Juan Cruz si no le pierde la pasión.

Cruz es alguien de quien, como editor que fue, se puede decir algo parecido a lo que se dijo de Carmen Balcells, creó figuras literarias de alcance internacional, como periodista es alguien que nos ha contado muchas cosas y tiene cosas que contar y como escritor es ese niño inocente que aparece como un fantasma en sus mejores libros. Pero tan ideológico es que Colau tenga reparo o cuidado en utilizar la palabra “España” como que Cruz crea que debe usarla y se lo señale. En una ocasión, viajando por ahí adelante, una española me calificó de “nacionalista” por referirme a Galicia como “mi país”, intenté hacerle ver, imagino que no lo conseguí, que ella también se refería a España como “mi país” y, en cambio, no se consideraba nacionalista. El nacionalismo de estado, como parte del pensamiento conservador que es, en España es invisible. Por mi parte, hace años escribí entre muchas otras cosas, “La España de Paco Ibáñez”, hoy ya no lo haría, no tengo fuerzas. Me habéis cansado todos, Juan.

Pero la invisibilidad del pensamiento conservador permite que circule por todos los ámbitos con el carimbo de la responsabilidad y la probidad, ahí está José Antonio Marina, que lleva años impartiendo pensamiento conservador muy razonadamente y con buenas maneras. Es como el famoso “sentido común”, un razonar transparente como el agua, “lo natural”. Y ahora que tiene su momento y el ministro de Educación de este gobierno le pide ideas, y no será por casualidad, es su momento para decir eso que siempre tuvo en la punta de la lengua y se calló: hay que “condicionar el sueldo de los docentes a la evaluación del centro”.

Como desde hace unos años he vuelto a la docencia tienen derecho a razonar que mi comentario es interesado, pero les ruego que piensen en una maestra con una clase de veinticinco niños de tres años, pongo por caso. O treinta y algo adolescentes en un aula de un colegio donde hay niños y niñas con discapacidades y otros con problemas familiares o de integración cultural y hay que dar la asignatura que sea. Al señor Marina solo le deseo que se vea durante un mes en esa situación y que le pagasen en función de los resultados académicos, no se atrevería a decir eso que no es frivolidad, es crueldad e ideología. La ideología que castiga la enseñanza pública, la que le quita oportunidades a quienes más lo necesita, la ideología clasista de la derecha.

Hay otras maneras de entender la educación, la enseñanza pública, la profesión y la situación del profesorado y alumnado, pero no es la del señor Marina, con tanto sentido común, ni la de este gobierno. Pero esa opinión no la pide el ministro.

Ésta es una sociedad donde no hay referentes en la vida pública que piensen “distinto”, todos piensan “lo natural”, “lo normal”, “como debe de ser”. A ese consenso reaccionario se refiere Rajoy cuando habla de “la gente normal” para negar la disidencia, lo diferente, lo particular..., lo democrático.

Si han podido llegar hasta aquí sin enfadarse conmigo me atrevo a sugerir que, si tienen tiempo, échenle un vistazo a un artículo anterior en este mismo espacio,  “Cómo hemos llegado a esto”. Comprobarán que me repito y que cada vez lo hago peor.
http://www.eldiario.es/zonacritica/llegado-relatos-distintos_6_179242097.html

http://www.eldiario.es/zonacritica/destruccion-pensamiento-democratico_6_448715147.html

No sólo Franco. Conversación entre Julián Casanova y Justo Serna


No sólo Franco. Conversación entre Julián Casanova y Justo Serna
Anatomía de la Historia.4 nov, 2015 por Justo Serna y Julián Casanova

Con motivo de los cuarenta años que se cumplen de la muerte de Francisco Franco Bahamonde, dos historiadores conversan, se extienden. Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza y Justo Serna lo es también en la de Valencia.

En esta conversación no se interrumpen, sino que se explayan para argumentar mejor. Guardan silencio cuando el interlocutor se expresa sin cortes ni autocensuras. No hay grandes discrepancias entre ambos. De hecho, sus reflexiones se complementan.

Julián Casanova es un acreditado investigador sobre la Guerra Civil y el Franquismo. Tiene numerosas publicaciones dedicadas a estos temas y es, sin duda, un historiador de referencia internacional. Su último libro es 40 años con Franco (Barcelona, Crítica, 2015), en el que reúne la aportación de diferentes expertos. Ha sido también el comisario de la única Exposición que se ha dedicado al franquismo en el año en que se cumplen cuatro décadas de la muerte del dictador.
Por su parte, Justo Serna, experto en historia cultural, se ha dedicado a investigar otros asuntos menos recientes. También las directrices de la historiografía. Pero en su último libro, Españoles, Franco ha muerto (Madrid, Punto de Vista en coedición con Sílex ediciones, 2015) se aproxima al objeto que abordan en esta conversación. No es una historia del franquismo; tampoco es un estudio sobre la transición democrática. Pero tiene algo o bastante de esos períodos y tiene mucho de ensayo. Un ensayo no es el género de la arbitrariedad. Es, por el contrario, la escritura del rigor, justo cuando no contamos con todos los medios para liquidar un objeto.

El franquismo no podemos liquidarlo, si por tal se entiende su olvido o mero entierro. ¿Acaso se trata de ganar una guerra cuarenta años después? No. Esta conversación está concebida como una reflexión tranquila para lectores interesados o incluso desinteresados. Para quienes ignoran el avatar y su entorno. Franco fue realmente ofensivo. Interesa ver su manera de obrar, de conducirse, de tratar a los demás. Interesa averiguar cuáles eran sus principales carencias psicológicas, sus astucias más sombrías, el Régimen que le sostuvo.

El franquismo y nosotros
 Justo Serna

Cuando el Generalísimo Francisco Franco muere el 20 de noviembre de 1975, tanto tú como yo somos jóvenes, bachilleres o ya universitarios que están descubriendo el mundo: el contraste de la España franquista con la Europa democrática. Apenas tenemos edad para analizar con rigor los hechos precedentes o para vislumbrar el porvenir con alguna claridad. Hemos nacido en el seno de familias políticamente tibias, adheridas a un régimen dictatorial surgido de una Guerra Civil.

Nos guste o no, Julián, por aquel entonces formábamos parte de lo que se llamó el franquismo sociológico: gentes, familias que se adaptan a una tiranía que ven eterna, inevitable y represora, claro. En nuestros hogares no se habla abiertamente de la guerra, de los muertos, de los represaliados. Somos educandos del franquismo que han de descubrir por su cuenta la idea de democracia y la cultura de la libertad.

Por mi parte, a los 8 o 9 años advierto que he nacido en Zona Roja, que Valencia había sido vanguardia del primer antifranquismo. No lo llevo bien. Me resulta decepcionante que mi patria chica haya sido avanzadilla del republicanismo. Muchos crecemos en la ignorancia y en el convencimiento de que un jefe de Estado es una figura irrevocable, de que don Francisco Franco Bahamonde es vitalicio, feliz o fatalmente vitalicio. En mi familia, en nuestras familias no nos han alertado de ese error perceptivo. Yo, al menos, no sé ver o interpretar lo que se observa en mi entorno o en la televisión, TVE, tan clerical, tan marcial, tan rotunda.

Todo conspira contra la claridad. Nuestra madurez, nuestra única madurez, será aprender la cultura de la democracia, la lección de las libertades. Estudiamos historia y aprendemos realismo y análisis. Y muchos descubrimos que la política no siempre es un juego de suma cero. A veces ganamos todos; a veces vemos cómo se hunden nuestros ideales. Pero los ideales no son necesariamente mejores que la realidad más basta. Las convicciones pueden ser letales, los principios pueden arruinar el curso normal tolerable y deseable de las cosas.

La vida política es sumamente imperfecta, pero quienes han vivido lo peor o lo más triste, la represión, el exilio…, saben qué es lo aceptable, lo medianamente adecuado. Quizá ése sea el germen de la transición. Años de ostracismo, de cárcel, de persecución enseñan a aguantar. A padecer y a aspirar.

Cuando muere Franco, todo se abre, todo es posible, todo es factible, en un país, España, aún rezagado, cuyos habitantes protestan y se aúpan. Al menos una parte ya significativa. De repente muchos descubrimos que la vida es algo más que este Régimen agonizante, un sistema político que flirteó y colaboró con los fascismos y que luego se adaptó a la Guerra Fría, una dictadura que ha sobrevivido gracias al apoyo norteamericano y anticomunista.

Julián Casanova
Cuando Franco murió, yo había cumplido 19 años, estudiaba segundo curso de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, y estaba en plena formación, recogiendo estímulos desde muchos frentes, desordenados, pero que influyeron mucho en mis intereses personales.

Desde octubre de 1974 a junio de 1979 estuve matriculado como estudiante en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza. Aunque se llamaba Geografía e Historia, lo que había en el plan de estudios de aquella licenciatura era una mezcolanza de filosofía, literatura, arte, geografía e historia. La mayoría de las asignaturas no tenían programa ni bibliografía y en más de la mitad de ellas bastaban unos cuantos apuntes y un manual para aprobarlas holgadamente. Nadie nos dio unas normas básicas sobre la escritura de la historia, la exposición oral o el oficio del historiador. Uno llegaba a la Facultad y empezaba a estudiar historia, filosofía, arte y literatura por orden cronológico, además de mucha geografía sin ningún orden. No había seminarios ni discusiones. Y la biblioteca se utilizaba para estudiar apuntes y, como mucho, para consultar obras de referencia o libros caros para aprobar los exámenes de arte.

Allí no abundaban los maestros, profesores que dejaran en sus explicaciones alguna huella, y menos aún los tutores, esos profesores con los que puedes consultar dudas o a los que puedes pedir orientaciones. En esas circunstancias, mi aprendizaje tuvo mucho de autodidacta. Formé parte de un grupo de chicas y chicos que compartíamos pisos, compromisos políticos, lecturas y trabajos, algo que nos permitía comprar libros. Libros de Siglo XXI, Crítica, Ariel, Alianza o de Fondo de Cultura Económica. Creo que el buen estado de las editoriales de historia, que traducían muchas cosas y empezaban a publicar las obras de historiadores españoles que abrían en aquellos años caminos de renovación, compensaba el estado deplorable de la enseñanza en la universidad. Las lecturas fueron para mí mucho más importantes que las enseñanzas.

En el verano de 1974, al acabar COU y antes de comenzar la carrera universitaria, me había ido a trabajar a Ginebra, mi primer contacto con el extranjero, una ciudad en la que había bastantes emigrantes españoles y portugueses (que veían en ese momento desde la distancia el período revolucionario que siguió a la caída de la larga dictadura de Salazar-Caetano). Sentí envidia y fascinación por ese mundo tan moderno y libre, tan capitalista, donde los coches cedían el paso a los peatones y subía uno en los autobuses sin control de billete, sabiendo que los civilizados suizos siempre pagaban.

Yo había nacido en un pueblo muy católico, en el seno de una familia católica, aunque había también una parte republicana, de exilio y silencio, donde no se hablaba abiertamente de la Guerra Civil, pero siempre estaba presente el recuerdo del anticlericalismo, de los curas asesinados por los rojos, que fueron varios, que a uno le transmitían y le enseñaban en los varios lugares de memoria –grandes cruces– que había en la plaza de entrada al pueblo, en el cementerio, en la carretera donde los mataron….

Pero desde los dos últimos años del Bachillerato, un grupo de amigos habíamos comenzado ya, bajo la influencia de varios curas obreros, de aquellos que estaban rompiendo por primera vez durante la dictadura con la Iglesia de la Cruzada, una clandestina, así tenía que ser, militancia antifranquista y, de paso, anticapitalista. Mucha ideología, alguna reflexión y bastantes lecturas, pero la imagen de la dictadura en la que habíamos ido educados saltó por los aires. Y recuerdo el miedo, a ser cogido por la policía, la tensión cuando tiraba panfletos o asistía a manifestaciones prohibidas.
Franco murió, la militancia pasó –incluidas las decenas de horas que a ella le dedicaba– y los dos últimos años de la carrera me dediqué a estudiar, a leer historia social, que fue mi gran descubrimiento a través de la colección de Historia de los Movimientos Sociales de Siglo XXI. Lo que vino después, con la mili por el medio, fue un interés por la investigación del anarquismo, un encuentro con José Álvarez Junco que marcó mis años posteriores y muchas ganas de salir de la mediocridad que había visto y sufrido en la Universidad de Zaragoza.

Y es verdad lo que tú dices, Justo, Franco pasó pronto, pese a la incertidumbre y sombras autoritarias de los primeros años de la transición, y me di cuenta que el futuro iba a ser diferente, que quería salir fuera a buscar lo que no encontraba dentro, que, en el fondo, en comparación con la generación de nuestros padres y de muchos compañeros que se habían quedado en el pueblo sin poder estudiar, era un privilegiado. Nunca fue fácil olvidar la dictadura, la vida cotidiana gris, la falta de libertades… Pero no me sentí parte, sin embargo, de esa generación del desencanto. Para mí, todo lo que vino después, sobre todo en mi elección de hacer carrera en la investigación y enseñanza en la universidad, de estudiar e investigar historia en profundidad, fue mucho mejor. Y mis intereses intelectuales comenzaron a girar en torno a los movimientos sociales, las teorías que procedían de las ciencias sociales, los períodos revolucionarios y contrarrevolucionarios. No era una forma de escape a través del pasado, sino la búsqueda del pasado para comprender mejor el presente. O eso creía yo.
 
Justo Serna
Con las diferencias de edad y de localidad, Julián, nuestras experiencias son muy parecidas, al menos veo en ambos la voluntad y la necesidad de auparse, de escapar de las fatalidades y mediocridades del Régimen, las ganas de leer, de aprender. Si no tuvimos maestros, grandes maestros, al menos dispusimos de libros en los que fijarnos. En mi caso, mi asignación semanal era tan menguada que me veía forzado habitualmente a hacer de “lector gorrón” en librerías (le debo esta expresión a Groucho Marx) y a cartearme con los editores pidiendo catálogos. Hasta con el distribuidor de la Enciclopedia Británica hablé haciéndome el maduro y el solvente. En realidad, mi asignación no era tan menguada: era mi alocada voracidad lo que hacía escaso todo presupuesto. En fin, cuando hablamos de la penuria cultural del franquismo sabemos a qué nos referimos. Yo, además, aludo a estas picardías inocentes de que me servía para poder leer lo que las circunstancias generales o familiares no me permitían. Por supuesto, algún librero amigo (que además era profesor) me franqueaba el paso a la trastienda de su establecimiento. Allí había libros prohibidos, volúmenes que la censura había ordenado secuestrar.

 ¿Quién fue Francisco Franco? ¿Qué es un caudillo?
Un caudillo es un soldado, un militar, un hombre que se sabe providencial, prácticamente milagroso, poseedor de alguna cualidad irrepetible e investido por un aura particular que lo distingue: Caudillo de España por la Gracia de Dios. Lo vemos bajo palio. No maravilla su físico, generalmente poco impresionante. Importan los atributos de los que hacer ostentación. ¿Cuáles? El coraje y el correaje, el valor incluso temerario que no se le arruga.

Es un guerrero con uniforme de campaña o de gala, con charreteras y medallas: un combatiente preparado para la lucha y para la declamación castrense, para una contienda inevitable en la que siempre están en juego los valores más apreciados a los que no podrá renunciar: la patria y el patrimonio. Le va la vida en ello. Y el parné. Y la hacienda.

Un caudillo es un individuo humilde y verbal: alguien que tiene a bien exhibir su condición modesta y popular, alguien que dice inspirarse en una comunidad a la que le unen vasos comunicantes, lazos firmes y primarios. Es católico a marchamartillo y es martillo de herejes y traidores. Es el hombre de la nación en armas. Luego será rico y roñoso, como el pebleyo que siempre fue. Sin tacto, sin estilo, sin elegancia, sin prestancia
.
Hay circunstancias en que el país atraviesa momentos gravísimos que no todos quieren admitir, situaciones de decadencia o de amenaza, de corrupción, de revolución, situaciones de las que se benefician los enemigos externos, siempre dispuestos a hostigar y a rapiñar lo ajeno. La conspiración judeomasónica que no ceja en su empeño, pongamos por caso. Acechan y vislumbran la debilidad de España. Hay instantes, en efecto, en que la nación se hunde ante la ceguera del común y la insidia y la traición de los antipatriotas, vendidos a los extranjeros.

Es entonces, justo entonces, cuando un puñado de soldados o de combatientes que forman el último pelotón de guerreros corajudos salvará la patria y la civilización. Guiados oficialmente por ese hombre providencial, dichos campeones sabrán qué hacer, cuáles son sus objetivos y quién es el enemigo a derrotar. La guerra temprana en la que participaron o en la que ahora anhelan estar no ha concluido, pues la política en la que luchan es el frente de batalla en la que habrán de librar choques cruentos con victorias memorables.

Pero para ello hay que organizarse como vanguardia militar, un comando selecto de bravos soldados entre quienes se alza aquel varón irrepetible y duro, carismático y obsequioso. Como ocurre en la guerra, el general da las órdenes y la tropa cumple: no hay discusión ni hay revocación, sólo obediencia y ejecución: se ejecuta una orden y se ejecuta al enemigo.

Combate llama a combate y nuevos seguidores se suman al ejército de los veteranos que empezó proclamando la movilización y la civilización: se alistan, son encuadrados y, como los pioneros, hacen de la violencia quirúrgica y sanadora su instrumento de convicción. Al enemigo se le derriba y se le elimina en un frente que es ya todo el campo y toda la ciudad. Aquellos primeros combatientes no se doblegan ante los tempranos fracasos y, sabedores del declive imparable de su patria, se levantan una vez y otra más, exaltando a quien les tutela y guía con mano firme y penetración.
Cuando libra esa batalla, el Caudillo, que es instinto y voluntad, no puede pactar ni rendirse, pues la nación injuriada es la deshonra que ha de vengar. El Caudillo logra los primeros triunfos y gana la guerra postrera: pero es ya al principio, desde el 1 de octubre de 1936, cuando despliega toda su ferocidad personal, pues nadie se le podrá oponer.

Le organizan desfiles y marchas, exaltaciones y demostraciones, y allí, sobre el catafalco prueba una vez más las dotes oratorias que le dieron fama y que le auparon hasta el final. Hay una exhibición, una escenografía, gestos, dramas que el Caudillo representa para ilustración de esa patria que, ahora sí, ve el aura que lo nimba. Él es el jefe de ese puñado de soldados que, a la postre, han salvado la civilización… Mientras tanto, lo que empezó como un regato de sangre ha acabado inundando el frente y el mar de un rojo purificador.

Lamentablemente y poco a poco, el Caudillo declina, se aburguesa, se viste de civil. Pega tiros, pero a las aves o a otros animales de mucho plumaje. La rutina con que lo ensalzaban también declina. El Caudillo parece un abuelo rodeado de parientes ávidos, igualmente feroces. Fue un carnicero y no lo dejará de ser… Muere y nos salva matando.

Julián Casanova

Los déspotas modernos, esos que saltaron a la palestra a partir de la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa, dedicaron mucha atención a la construcción de su imagen pública, al cuidado del estilo y de la pose en los discursos y apariciones públicas. Si hubiese que concretar en un caso histórico el “tipo ideal” de “autoridad carismática” que teorizó Max Weber, ese sería Adolf Hitler. El liderazgo de Francisco Franco, que duró muchos más años que Hitler, tuvo, por el contrario, poco de carismático y para ejercerlo no necesitó de la dramatización. Ni de la voz.

La voz de Franco, ya se sabe, era atiplada y sonaba casi infantil, poco agradable para los oyentes. En sus mensajes nunca empleaba una entonación variada y sus discursos eran monótonos y aburridos. Pero, ¿para qué quería Franco una dicción clara, armónica o limpia, una voz que transmitiera credibilidad y seguridad?

No la necesitaba. Franco no conquistó el poder dirigiendo un partido de masas, ni nunca tuvo que convencer a los votantes. Llegó al mando supremo a través de las armas y después ya se encargó la Iglesia de moldear su imagen de “gran católico cruzado”. Era el elegido por la divina providencia para guiar a los españoles por el buen camino. Pese a su voz atiplada y poco enérgica.

Cuando el cardenal Gomá le habló de Franco por primera vez al secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pacelli, el 24 de octubre de 1936, ya resaltó sus “creencias religiosas”. Gomá no había mantenido todavía contacto personal con Franco pero ya percibía “que será un gran colaborador de la obra de la Iglesia desde el alto sitio que ocupa”.

A este alto sitio le habían encaramado a Franco sus compañeros militares de rebelión el 1 de octubre. Gomá le envió un telegrama de felicitación por su elección de “Jefe de Gobierno del Estado Español” y Franco le contestó que, al asumir esa Jefatura “con todas sus responsabilidades, no podía recibir mejor auxilio que la bendición de Vuestra Eminencia”. Rece, le pedía Franco, ruegue a Dios en sus oraciones que “me ilumine y de fuerzas bastantes para la ímproba tarea de crear una nueva España de cuyo feliz término es ya garantía la bondadosa colaboración que tan patrióticamente ofrece Vuestra Eminencia cuyo anillo pastoral beso”.

Sin tapujos ni rodeos. Franco cuidaba ya por esas fechas de pregonar su religiosidad, había captado, como la mayoría de sus compañeros de armas, lo importante que era meter la religión en sus declaraciones públicas y fundirse con el “pueblo” en solemnes actos religiosos.

Obispos, sacerdotes y religiosos comenzaron a tratar a Franco como un enviado de Dios para poner orden en la “ciudad terrenal” y Franco acabó creyendo que, efectivamente, tenía una relación especial con la divina providencia. Gomá se derretía en halagos cada vez que mencionaba su nombre y Plá y Deniel le cedió su palacio episcopal en Salamanca para que lo utilizara como centro de operaciones, el “cuartel general” como se le conoció por toda la España cristiana. Allí, rodeado de la guardia mora, le rendían pleitesía los humanos. Porque él era como un rey de la edad de oro de la monarquía española, entrando y saliendo de las iglesias bajo palio. Franco necesitaba el apoyo y la bendición de la Iglesia católica. Para que lo reconocieran todos los católicos y gentes de orden del mundo, con el Papa a la cabeza. Para llevar a buen fin una guerra de exterminio y pasar como un santo. Caudillo y santo. Que estuviera tranquila la Iglesia, que él sabría pagar tanta gratitud.

Pocas horas después de anunciar que el ejército rojo estaba cautivo y desarmado, el Generalísimo recibió una telegrama de Pío XII, el antes cardenal Eugenio Pacelli, que había sido elegido Papa el 2 de marzo de ese mismo año, tras la muerte de Pío XI el 10 de febrero. Tampoco faltó a la cita de felicitación el cardenal Isidro Gomá, quien desde Pamplona recordaba a Franco el 3 de abril “con qué interés me uní desde el comienzo a sus afanes; cómo colaboré con mis pobres fuerzas y dentro de mis atribuciones de Prelado de la Iglesia a la gran empresa”.

La gran empresa era la regeneración total de una nación nueva forjada en la lucha contra el mal, el sistema parlamentario, la República laica y el ateísmo revolucionario, todos los demonios enterrados por la victoria de las armas de Franco con la protección divina. Las ciudades y campos se llenaron de desfiles, manifestaciones de la victoria, regreso simbólico de las vírgenes a sus lugares sagrados, actos de desagravios y procesiones. Franco y sus compañeros de armas habían salido al rescate de la patria, lo cual legitimaba el golpe de Estado y la sangrienta guerra civil.

Para recordar siempre su victoria en la guerra, para que nadie olvidara sus orígenes, la dictadura de Franco llenó de lugares de memoria el suelo español, con un culto obsesivo al recuerdo de los caídos, que era el culto a la nación, a la patria, a la verdadera España frente a la antiEspaña, una manera de unir con lazos de sangre a las familias y amigos de los mártires frente a la memoria oculta de los vencidos, cuyos restos quedaron abandonados en cunetas, cementerios y fosas comunes.

Cayeron los fascismos y Franco siguió. Y su dictadura aguantó, administrando las rentas de esa inversión duradera que fue la represión, con leyes que mantuvieron los órganos jurisdiccionales especiales durante cuatro décadas, con un ejército que, unido en torno a Franco, no presentaba fisuras, con la máscara que la Iglesia le proporcionó el Caudillo como refugio de su tiranía y crueldad y con el apoyo de amplios sectores sociales, desde los terratenientes e industriales a los propietarios rurales más pobres. Después llegarían los grandes desafíos generados por los cambios socioeconómicos y la racionalización del Estado y de la Administración, pero el aparato del poder político de la dictadura se mantuvo intacto, garantizados el orden y la unidad.
 

Franco, ese hombre
 Justo Serna

A lo que nos cuentan y por lo que hemos leído y visto y oído, Francisco Franco era un hombre anodino. Tú mismo has puesto el acento en dicho aspecto de su personalidad. Su carácter, nada brillante, era recatado y frío. Su rostro tendía a la inexpresividad, probablemente por no saber poner otra cara, pero también para protegerse. Fue suspicaz, siempre temeroso de los rivales o cercanos que podían obstaculizar sus planes o sus rutinas.

Era un hombre bajito. Ya en la madurez no alcanzó gran estatura. Apenas llegaba al metro, sesenta y cinco centímetros. Se pasó la vida irguiéndose o subiéndose a cajones y pedestales que le dieran una talla que no tenía. Aunque sólo es una constatación física, también tiene sus consecuencias psicológicas.

No sólo era un individuo menguado: también su cuerpo era escaso, pero a la vez voluminoso. Crecía a lo ancho, no a lo alto. Entre los años cincuenta y comienzos de los sesenta su organismo tendía a la obesidad. Frecuentemente aparecía en público con aspecto atocinado y sus uniformes siempre parecían a punto de reventar o al menos de desabotonarse, cosa que llevó a sus médicos a imponerle alguna dieta hipocalórica.

Tras los años del hambre, de la gran penuria, muchos españoles soñaban con coger peso, con engordar para así parecer saludables. Era la hora de abandonar el pan negro y de comer ternera y otros alimentos proteínicos. La leche era muy apreciada y los yogures serán un ingrediente nuevo de la dieta. Sin duda, el Caudillo que recibió a Grace Kelly o a Ike era un hombre grueso, amorcillado.

Franco fue siempre un creyente fervoroso, un católico extremadamente conservador y sedentario, un anticomunista de armas tomar. Porque don Francisco fue básicamente un militar: un hombre formado en la disciplina de la milicia y en los excesos del Ejército, un africanista, forjado en la guerra de Marruecos, campo de batalla en el que permaneció de 1912 a 1926. De oficial pasó a general en pocos años, pues allí en África podía ascender rápidamente sin las rutinas y las lentitudes desesperantes del escalafón. En su formación militar siempre hubo un convencimiento: el del papel providencial del Ejército. La milicia no sólo era escuela de conducta, de represión personal, ortopedia que serviría para enderezar el fuste torcido de la hispanidad, sino también agente salvífico de una España en peligro.

Hemos de admitir que el Caudillo consiguió lo que se había propuesto: alzarse con la jefatura del Estado, concebida como una magistratura permanente, destruir el régimen republicano y con él el parlamentarismo y las libertades para implantar un orden nuevo. ¿Qué orden? Primeramente un régimen totalitario, un sistema luego fuertemente controlado por el entramado nacionalcatólico y finalmente otro régimen basado en la tecnocracia. Lo que unió esos distintos sistemas fue una dictadura unipersonal, un régimen de mando que recaía en su figura, con mucha pompa y protocolo, y con movilizaciones intensas y extensas al principio al final de su existencia.

Es fama su conducta austera, incluso cicatera. Al menos eso es lo que sus apologistas han querido decirnos. En el Palacio de El Pardo ocupaba escasas piezas, unas habitaciones de decoración abreviada e igualmente anodina. En los mejores momentos, esos cuartos privados fueron decorados con cierto barroquismo y arcaísmo, como para darle linaje y prosapia a quien carecía de tal cosa. Y eso, una dinastía linajuda, consiguieron doña Carmen Polo de Franco y su marido cuando lograron emparentar a su hijita con el marqués de Villaverde, boda que tuvo lugar en 1950.

Franco era un mandamás de vida rutinaria y, siempre que podía, metódica. Aparte de inauguraciones y visitas por la geografía española, su actividad se reducía a las audiencias oficiales, a los despachos ministeriales y a poco más. El resto del tiempo lo dedicaba a la caza y a la pesca, para luego retratarse ufano con las piezas abatidas o conseguidas. Jugó al tenis sin destacar especialmente y luego se dedicó al golf, actividad de gente fina y principal. Veía cine, las películas que le pasaban en una sala acondicionada para tal menester; veía la televisión, particularmente el fútbol: tanto le motivaba, que se hizo un jugador habitual de las quinielas. En uno de los boletos que rellenó en 1967 le tocó un premio de un millón de pesetas.

Fue Jefe del Estado, fue César visionario, fue Caudillo de España, fue Centinela de Occidente, fue la Espada Más Limpia de Occidente por su acendrado espiritualismo o confesionalismo y por su férreo anticomunismo, fue el Abuelo Civil que no duerme, que no descansa por nosotros, fue la Lucecita de El Pardo que custodia el sueño y la vigilia de sus nietos y compatriotas.

Observemos una fotografía del último Franco.

“Estás en los huesos”, le decimos a un familiar o a un amigo. Si le tenemos confianza, claro. Sospecho que, por aquellos años, alguien debió de decirle algo semejante a Su Excelencia. No es probable que fuera doña Carmen. Ella tuvo una época de esplendor, con caderas y ancas de potra, según expresión de un Nobel. En los años setenta ya aparentaba más delgadez. Incluso parecía flaca (al menos para los cánones españoles). Por esas fechas, la esposa del Caudillo era poco más que una sonrisa forzada y dentuda, un cuerpo achicado.

¿Y la mirada, la mirada del Generalísimo? Los ojos oscuros, casi negros, no revelan ningún secreto. No hay esfinge ni misterio. Más aún, esos ojos no parecen de un ser vivo. O al menos no muestran un estado de ánimo consciente. Es como si el retratado padeciera un apagamiento. Lo padecía, sin duda, cuando fue captado. José DeMaría Campúa fue su retratista habitual y generalmente le sacaba unas fotos muy favorecedoras: siendo Caudillo se le veía obeso y con uniformes rellenos; en su vejez ya decrépita, a Francisco Franco no lo mejoraba ni “Pepito” Campúa.

Si miramos bien la instantánea reproducida, podríamos creer incluso que el Generalísimo lleva horas adoptando la misma pose, como haría un modelo disciplinado. Pero de hecho no hay pose si por tal entendemos una voluntad de presentarse o mostrarse ante el objetivo de la cámara. Simplemente padece un aturdimiento y un mohín aún soberbio.
La fotografía original no tiene esta penumbra ni este grano. Al llevar al límite los filtros sale un Generalísimo quizá más auténtico. Sin afeites, sin puesta en escena. Iluminado y con el fondo en penumbra, su rostro muestra las injurias del tiempo, de la edad. Todo son pellejos, pliegues, justo antes del amortajamiento. La boca es quizá lo más sobresaliente. Las comisuras de los labios apenas soportan la gravedad: el efecto y el peso de la gravedad. Por eso, la boca mustia se confunde con la papada, carne flácida.

Son muchos los años que el General arrastra, los malestares que padece y las desconfianzas que le rodean. Esas comisuras, totalmente descolgadas, ya no mantienen turgencia alguna. Podría engañarnos su aspecto. Más que un dictador, parece tal vez un anciano despistado, un hombre de edad provecta. En efecto, parecería tal cosa, si no fuera por el punto de desprecio que aún queda en la mirada. Esa altivez se refleja finalmente en toda la cara, con las cejas enarcadas que son la base de unas arrugas que se amontonan en estratos o sedimentos. Esas cejas enarcadas no son de sorpresa, sino de ufanía, el gesto de enfado de quien sabiéndose ungido por Dios ya sólo le espera la vida eterna.
Perdona, Julián, esta larga digresión.

Julián Casanova

Franco y sus compañeros de armas habían salido al rescate de la patria, eso es lo que siempre nos dijeron, lo que aprendimos en las escuelas. Franco el austero, nos han dicho siempre. La corrupción y el estraperlo dominaron el largo período de posguerra, hasta bien entrados los años cincuenta, en el que la mayoría de la población sólo tenía acceso a las cantidades de productos básicos que las autoridades les asignaban en las cartillas de racionamiento. Los productores que no querían entregar sus productos a los precios fijados por el Gobierno recurrían al mercado negro para vender a precios mucho más altos. Y los consumidores, ricos y pobres, tuvieron que tomar el mismo camino ilegal para comprar lo más básico -el pan, aceite o leche- o, en el caso de quienes poseían más dinero, para no prescindir de otros productos menos necesarios. Mientras que casi todos los ciudadanos trapicheaban en el mercado negro para saciar el hambre, arriesgándose también a duros castigos si les cogían, los grandes estraperlistas, entre quienes se encontraban políticos y funcionarios del Estado franquista, personas protegidas por el poder, hicieron enormes fortunas. La influencia política daba grandes beneficios a terratenientes, industriales e intermediarios que conseguían evadir las normas de los organismos de intervención u obtenían pedidos extraordinarios del propio Estado. Pero Franco, no, él era austero.
Yo recuerdo el queso amarillento, en latas cilíndricas, y la leche en polvo, que nos daban en la escuela, que trajeron los americanos. Los medios de comunicación jalearon los acuerdos con Estados Unidos de 1953 y los presentaron como un triunfo más del Caudillo. Aliado de la mayor potencia militar del mundo, nada más y nada menos, aunque España fuera un aliado de segunda fila y a base de ceder una parte importante de su soberanía.

El pacto con Estados Unidos se cerró prácticamente al mismo tiempo que el nuevo Concordato con la Santa Sede. En los años que siguieron a la Guerra Civil, la Iglesia católica española ya había recuperado la mayoría de sus privilegios institucionales. Catorce años después del final oficial de la Cruzada, un nuevo Concordato reafirmaba la confesionalidad del Estado, proclamaba formalmente la unidad católica y reconocía a Franco el derecho de presentación de obispos. Franco presentaba seis nombres al Papa para cubrir las sedes vacantes y finalmente designaba a uno entre los tres que seleccionaba el Pontífice, lo cual garantizaba en la práctica que esa Iglesia que había salido de la cruzada victoriosa mantuviera su fidelidad al “Caudillo por la gracia de Dios”.

De los numerosos privilegios y poderes que el Concordato otorgó a la Iglesia española destacaba la provisión por el Estado de las necesidades económicas del clero y la obligatoriedad de que en todos los centros docentes, estatales o no, la enseñanza se ajustara “a los principios del dogma y de la moral de la Iglesia católica”.

La propaganda de la dictadura lo contempló como un triunfo tanto para la Iglesia como para el Estado porque, en palabras del propio Franco, no cabía “en una nación eminentemente católica como la nuestra, un régimen de separación entre la Iglesia y el Estado, como propugnaban los sistemas liberales”. La sumisa identificación de la Iglesia católica con Franco alcanzó en ese momento su cenit. El papa Pío XII le concedió poco después la Orden Suprema de Cristo, la Universidad de Salamanca le dio el título de doctor honoris causa en Derecho Canónico y los obispos españoles reprodujeron las loas y adhesiones incondicionales que habían iniciado con la Guerra Civil.

Una de las grandes ventajas con la que contó la dictadura de Franco en el escenario internacional, a partir de comienzos de los años cincuenta, es que el comunismo sustituyera al fascismo como enemigo de las democracias. El régimen de Franco, que cultivó el anticomunismo como ningún otro, apareció más atractivo a los ojos occidentales. Tras más de una década de miseria económica, a la dictadura se le ofreció su reinserción en el sistema capitalista occidental. Porque España constituía en esos años un campo perfectamente abonado para la penetración del capital extranjero. Con una clase obrera sometida y con una población mantenida bajo constante vigilancia política por Falange y por las fuerzas represivas, no resulta tan sorprendente que la economía española, estimulada por los créditos norteamericanos y por la fuerte expansión de la economía europea, comenzara a despegar de nuevo y alcanzara cotas de crecimiento hasta entonces desconocidas.

La España de los últimos quince años de la dictadura vivió entre la tradición y la modernidad. Hay una España miserable y primitiva, de hambruna y pobreza, que desaparece, aunque no del todo, captada en las imágenes de fotógrafos y cineastas y en las narraciones literarias. Y hay otra moderna, que nace, aunque no puede dominar todavía y matar a la vieja. Esa tensión entre la tradición y la modernidad preside tanto el cine de Carlos Saura, en La caza (1965) por ejemplo, como el de Luis Buñuel en Viridiana (1961) o el de Luis García-Berlanga en El verdugo (1964).

En todo caso, en aquellos años de desarrollo y crecimiento económico, la modernidad nunca pudo tragarse la historia, el pasado violento, que salía una y otra vez a través de los recuerdos, la represión y los lugares de memoria. El mismo año en que se aprobó el Plan de Estabilización, el gran giro de la política económica del franquismo, fue inaugurado el Valle de los Caídos, el monumento que consagró para siempre, veinte años después del final de la Guerra Civil, la memoria de los vencedores, “el panteón glorioso de los héroes”, como lo llamaba fray Justo Pérez de Urbel, catedrático de Historia en la Universidad de Madrid, apologista de la Cruzada y de Franco, y primer abad mitrado de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

Franco, desde finales de los años sesenta, había comenzado ya a mostrar claros síntomas de envejecimiento, agravados por la enfermedad de Parkinson y muy visibles en su temblor de manos, rigidez facial y debilitamiento de su tono de voz. Así era Franco en mis últimos años de adolescencia, cuando comencé, con mis amigos de entonces, a ser antifranquista. Ese es el Franco que nosotros conocimos, viejo y poca cosa físicamente. Pero él y su policía daban mucho miedo.

Recuerdo los conflictos, que se extendieron por todas las grandes ciudades y se radicalizaban por la intervención represiva de los cuerpos policiales, cuyos disparos dejaban a menudo muertos y heridos en las huelgas y manifestaciones. La violencia policial llegaba también a las Universidades, donde crecían las protestas y se multiplicaban las minúsculas organizaciones de extrema izquierda (a las que nos adherimos, con ese miedo que da la clandestinidad, lejos de la heroicidad). La respuesta de las autoridades franquistas, con Carrero Blanco a la cabeza, fue siempre mano dura, represión y una confianza inquebrantable en las fuerzas armadas para controlar la situación.

Recuerdo el día que ETA asesinó a Carrero Blanco, en una mañana fría, previa a las vacaciones de Navidad (yo estudiaba entonces COU). Y recuerdo cómo, con Arias Navarro, todo se volvió más duro y represivo, con garrote vil para Puig Antich, ETA matando, con el búnker y la ultraderecha envalentonados. Y los cinco fusilamientos del 27 de septiembre de 1975, la voz débil y temblorosa de Franco, unos días después, en su 1 de octubre, día del Caudillo, en la plaza de Oriente abarrotada con gente llevada de toda España con autobuses y muchos bocadillos.

Hacía entonces justamente 39 años que Franco había sido elevado a la Jefatura del Estado por sus compañeros de armas. Dos meses después de que ordenara esas ejecuciones, el dictador dio su último suspiro. A las diez de la mañana del 20 de noviembre, unas horas más tarde de que se anunciara oficialmente su muerte, Arias Navarro leyó en público su testamento político, el testamento de un “hijo fiel de la Iglesia” que sólo había tenido por enemigos “aquellos que lo fueron de España”. Su legado no es fácil resumirlo y es objeto de debate entre los historiadores y público en general. Buscó y consiguió la aniquilación de sus enemigos, que, si eran los de España, fueron en verdad muchos. Gobernó con el terror y la represión, pero también tuvo un importante apoyo social, muy activo por parte de los muchos que se beneficiaron de su victoria en la Guerra Civil, y más pasivo de quienes cayeron en la apatía por el miedo o de quienes le agradecieron la mejora del nivel de vida de sus últimos quince años en el poder.

Cuando murió, su dictadura se desmoronaba. La desbandada de los llamados reformistas o “aperturistas” en busca de una nueva identidad política era ya general. Muchos franquista de siempre, poderosos o no, se convirtieron de la noche a la mañana en demócratas de toda la vida. La mayoría de las encuestas realizadas en los últimos años de la dictadura mostraban un creciente apoyo a la democracia, aunque nada iba a ser fácil después de la dosis de autoritarismo que había impregnado la sociedad española durante tanto tiempo. Era improbable que el franquismo continuara sin Franco, pero Arias Navarro y su Gobierno mantenían intacto el aparato represivo y tenían a su disposición ese ejército salido de la guerra, educado en la dictadura y fiel a Franco.

La represión
Julián Casanova

Franco lo repetía una y otra vez, en la guerra, en su dictadura, hasta la muerte: los republicanos eran los responsables de todos los desastres y crímenes que habían ocurrido en España desde 1931. Y tenían que pagar. El supuesto sufrimiento colectivo dejaba paso al castigo de solo una parte. Y lo recordaba con el lenguaje religioso que le sirvió en bandeja la Iglesia católica: “No es un capricho el sufrimiento de una nación en un punto de su historia; es el castigo espiritual, castigo que Dios impone a una vida torcida, a una historia no limpia”.
El mismo día de la “liberación” de la capital, Leopoldo Eijo y Garay, obispo de la diócesis de Madrid, publicó su pastoral “La hora presente”:

 “A la sombra de la bendita gualda y rojo, que nos legaron nuestros padres, y al amparo de nuestros heroicos soldados y milicias voluntarias, gozad ya de la paz, que, con tantos anhelos, con tantas vivas ansias, os hemos deseado y hemos pedido a Dios por vosotros”.

 La guerra había sido necesaria e inevitable porque “por los caminos ordinarios” España ya no podía salvarse y “la hora presente” era, no más ni menos, en todo el mundo, pero “singularmente” en España, “la hora de la liquidación de cuentas de la humanidad con la filosofía política de la Revolución Francesa”. Nada más y nada menos.
Pero más allá de las apariencias, de la retórica y de las ceremonias, había que eliminar de forma violenta, sin concesiones al perdón o a la reconciliación, a la antiEspaña, a quienes vivieron en ella y a sus símbolos e ideas. En eso consistió toda la posguerra, en políticas de expolio y de castigo.

Al menos 50.000 personas fueron ejecutadas en la década posterior al final de la guerra, la mayoría de ellas en las últimas provincias conquistadas por el ejército de Franco.

La dictadura de Franco, salida de la Guerra Civil y consolidada en los años de la Segunda Guerra Mundial, situó a España en la misma senda de muerte y crimen seguida por la mayoría de los países de Europa. Se necesitaban personas que planificaran esa violencia e intelectuales, políticos y clérigos que la justificaran. En realidad, la larga posguerra española anticipó algunas de las purgas y castigos que iban a vivirse en otros sitios después de 1945. La destrucción del contrario en la guerra dio paso a la centralización y el control de la violencia por parte de la autoridad militar, un terror institucionalizado y amparado por las leyes del nuevo Estado. Esa cultura política de la violencia, de la división entre vencedores y vencidos, “patriotas y traidores”, “nacionales y rojos”, se impuso en la sociedad española al menos durante dos décadas después del final de la Guerra Civil.

La paz de Franco, que mantuvo el estado de guerra hasta abril de 1948, transformó la sociedad, destruyó familias enteras, rompiendo las básicas redes de solidaridad social, e impregnó la vida diaria de miedo, de prácticas coercitivas y de castigo. La amenaza de ser perseguido, humillado, la necesidad de disponer de avales y buenos informes para sobrevivir, podía alcanzar a cualquiera que no acreditara una adhesión inquebrantable al Movimiento o un pasado limpio de pecado republicano.

Toda esa maquinaria de terror organizado desde arriba requería, sin embargo, una amplia participación “popular”, de informantes, denunciantes, delatores, entre los que no sólo se encontraban los beneficiarios naturales de la victoria, la Iglesia, los militares, la Falange y la derecha de siempre. La purga era, por supuesto, tanto social como política y los poderosos de la comunidad, la gente de orden, las autoridades, aprovecharon la oportunidad para deshacerse de los “indeseables”, “animales” y revoltosos. Pero lo que esa minoría quería lo aprobaban muchos más, que veían políticamente necesario el castigo de sus vecinos, a quienes acusaban o no defendían si otros los acusaban.
Sin esa participación ciudadana, el terror hubiera quedado reducido a fuerza y coerción. Pasados los años más sangrientos, lo que se manifestó en realidad fue un sistema policial y de autovigilancia donde nada invitaba a la desobediencia y menos aún a la oposición y a la resistencia.

Y así aguantaron cuarenta años, administrando las rentas de esa inversión duradera que fue la represión, con leyes que mantuvieron los órganos jurisdiccionales especiales durante toda la dictadura, con un ejército que, unido en torno a Franco, no presentaba fisuras, con la máscara que la Iglesia le proporcionó al Caudillo como refugio de su tiranía y crueldad y con el apoyo de amplios sectores sociales, desde los terratenientes e industriales a los propietarios rurales más pobres. Como antes he dicho, después llegarían los grandes desafíos generados por los cambios socioeconómicos y la racionalización del Estado y de la Administración, pero el aparato del poder político de la dictadura se mantuvo intacto, garantizados el orden y la unidad. Como había previsto Carrero Blanco.

Justo Serna
Cuando muere Francisco Franco, numerosos medios de comunicación publican ediciones especiales dando la noticia y haciendo recuento y predicciones. La prudencia analítica y crítica es obvia, nada está dado ni ganado. Entre ciertos sectores, entre sectores fundamentales, también es obligado el agradecimiento. Ése es el caso de la derecha monárquica: las ambivalencias parecen inevitables. En primer lugar, por las deudas contraídas con el Régimen, la anuencia y la genuflexión que duraron décadas. En segundo término, por lo que la propia dinastía de los Borbones se jugaba. Si ahora releemos el editorial que ABC dedicó al acontecimiento y a la figura de Franco, la retórica es campanuda y evita toda referencia a la represión, a la persecución, a la censura. El panegírico es pomposo y los ditirambos llegan a extremos inverosímiles. No estábamos en 1939; estábamos en 1975. Permíteme, Julián, reproducir algún párrafo porque creo que cierra muy bien esta conversación entre historiadores. De hecho, el propio diario apela al final a los historiadores. Dice ABC:

 “A nosotros, en el día de hoy, apenas nos es posible ofrecer otra cosa que un pobre resumen de una casi increíble saga. Sin que el protagonista se lo propusiera, lindó con lo legendario; sin que ninguno de sus signos exteriores lo anunciara, se acercó a la fábula. Trató siempre de dar impresiones de sencillez, pero sus actos le han definido como un ser extremadamente complejo; se comportó como si ninguna ambición le espoleara el ánimo, pero fue a desembocar en una de las más grandes y concluyentes concentraciones de poder personal que registra la Historia de los dos últimos siglos: “Nunca me movió la ambición de mando”, dijo él mismo en uno de sus discursos, y no se recuerda que desde Felipe II mandara nadie en España tan amplia y terminantemente como él mandó. La vida se le convirtió en dramática novela, siendo él de traza muy poco novelesca. Su carrera de las Armas tuvo mucho de poema épico, aunque él no buscara nunca para sí mismo expresiones y proyecciones poemáticas. Todo lo que le aconteció parecía darse como por arte y fuerza de una extraña preordenación; por el influjo de una estrella propicia, hubiera dicho un astrólogo. Los historiadores deberán averiguar para las generaciones venideras, si la externa sencillez del carácter de Franco escondió o no una enorme vocación para la Jefatura, el Caudillaje, la Rectoría y el Regimiento; si, en suma, bajo la visible traza de Francisco Franco se escondían otras realidades invisibles, cuyo conocimiento exacto explicaría cuanto los españoles de esta generación hemos pretendido saber, sin haberlo conseguido jamás sino de modo muy inseguro y muy parcial”.